La duda ataca

Ya decía yo que no era tan fácil. Los gustos lo traicionan a uno. Me explico: Me gusta el guión del cortometraje que estoy a punto de dirigir, me gusta tal como está y luego escucho la opinión de alguien en quien confío y me gusta pero ya no igual.

Luego, me gusta un hombre pero me hablan bien de él y ya no me gusta igual.

La luz de la opinión ajena alumbra el otro lado de la luna y uno, de pronto, ya no encuentra su conejo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s