To be or not to be

Puede traducirse como “ser o no ser” pero también como “estar o no estar”. Llámenme boba pero nunca se me había ocurrido cuestionarlo de este modo.

Cuando mi papá de pronto lanzaba al aire aquello de “to be or not to be, he ahí el meollo del asunto”, yo le respondía “to be, papá, obvio que to be”. Me parecía infinitamente estúpido preguntarse si ser o no ser SIENDO.

La otra opción era no ser, morir o como después leería:

to die: to sleep, perchance to dream.

En mi mente ochoañera eso era una pérdida de tiempo.

Creo que todos tenemos ocho años en algún lugar del dedo meñique.

¿Qué tanto de “estar o no estar” tiene aquél monólogo?

Estar en un lugar, en una persona, en un trabajo.

De algo estoy segura: esa traducción gachupina que dice: “existir o no existir” no tiene ningún sentido. (Esa traducción tiene demasiados ocho años o demasiados dedos meñiques).

La cuestión, o como decía mi jefe, “el meollo” es otro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s