Plaza Garibaldi, 3 a.m.

Alfonso: (canta a destiempo con los mariachis) ¡Y llegó borracho el borracho!

Letisia: ¿Te canto manito? Órale, ya pa’ que me vaya.

Alfonso: No gracias.

Letisia: Ándale, me sé unas bien buenas y bien baratas.

Alfonso: No traes grupo ni guitarra, mano, como me vas a cantar.

Letisia: Pero canto bien chingón, no es por nada pero tengo la mejor voz de aquí. Ni necesito guitarra, por dios.

Alfonso: A ver, échate una

Letisia: Pus a ver la lana primero

Alfonso: N’ombre, cómo va a ser, no traes ni guitarra.

Letisia: Pus ni que estuvieras tan bueno pendejo, la neta te ibas a salir rayado de oír mis canciones.

Alfonso: ¿A poco tú las escribiste?

Letisia: A huevo, güey, yo escribo bien bonito. O sea soy poeta, n’serio, yo soy mejor que todos estos putos que ves aquí. Yo soy la Letisia con ese, la reina de Garibaldi.

Alfonso ríe

Letisia: Oh, si te vas a reír…

Alfonso: No perdón, no me estoy riendo de ti, nada más me dio risa lo que dijiste

Letisia: ¿Tu qué eres o qué?

Alfonso: Yo también soy escritor

Letisia: Ves, aquí todos andamos de paso, tu también eres chingón, a ver dime algo de lo qué escribes

Alfonso: (duda) No, pues yo escribo cosas que no se pueden mmh, contar…

Letisia: Ohhh, ya ves, yo si sé lo que escribo

Alfonso: Yo también, pero…

Letisia: No chingá, tu has de ser igual que el puto que me madreó aquí. (Señala su pómulo) Este putazo que ves aquí me lo dio un pinche artista también, son una puta lacra. Has de ser ojete tú también ¿no?

Alfonso: No mames, como crees.

Letisia: Pus es que eres hombre, así son todos.

Alfonso: Bueno, bueno, me vas a cantar o ya me voy.

Letisia: Ves como eres ojete, ya quieres que trabaje sin que me pagues. Sabes qué, nel, cómo ves que no te canto.

Alfonso: Órale aquí está la lana ¿cuánto, cincuenta la rola?

Letisia: No la neta ni aunque me dieras cien, me caíste gordo, pinche chango.

Alfonso: No te enojes, ya aquí está la lana.

Letisia: Mira, vamos a hacer una cosa. Tu te vas y le das esa lana a tu mujer y te la coges rico y yo me doy por bien servida. A mi me vas a oír un día en el radio o me vas a ver en la tele. Cuando sea famosa me vienes a visitar.

Alfonso: Hombre, no te pongas así, ya no me cantes pero toma la lana pues.

Letisia: Órale, bien por ti. Chido carnal.

Letisia toma el dinero y se retira.

2 thoughts on “Plaza Garibaldi, 3 a.m.

  1. Este diálogo si me gustó aunque se alarga un poquitín. Veo que las clases en su súper escuela la están obligando a escribir con mayor regularidad. Bien por eso. Está divertido y con un toque ¿autobiográfico? (digo el madrazo en el pómulo es metafórico o qué).
    Besos…

  2. ¿Autobiográfico? Puede ser pero de un modo tan sutil que pensé que nadie lo notaría.
    Como dice Manolito, es que somos muy pocos y nos conocemos demasiado.
    Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s