Kusturica

Ay si, ahora resulta que a todos nos encanta la música gitana. Yaaaaa. Ok, pura envidia, si hubiera tenido dinero también habría asistido al concierto, aunque reconozco que no tengo ni medio disco de la No Smoking Orchestra.
Incluso puedo afirmar que para mí fue suficiente escuchar, de sus propios labios, que Emir Kusturica es fan de los Pogues y de los Sex Pistols.
Al comentario, el director de Underground añadió:
“Cuando me preguntan por mi grupo favorito suelo recordar mi top ten unos minutos después de terminada la entrevista”.
Es un tipo listo, no cabe duda.
El favorito no siempre aquél por el que lloramos o daríamos la vida o nos rasga las vestiduras. Tampoco es ese con el que te beso sin avisarte o el que me sirve para mentar madres.
Mi favorito es uno diferente cada día. El primero que recuerdo, el que tiene más sentido a esa hora, el que va mejor con lo que traigo puesto.

Hoy, casi final de febrero, tengo algunos favoritos:

—la casa de los Priego Ramírez, lugar donde escuché Tuesday Morning de los Pogues por primera vez.
—los chistes de mi hermana durante la transmisión de los Oscares.
—los amantes de banqueta
—las paleterías La Michoacana y sus paletas de grosella
—este café internet en la calle de Bajío (mi compu está envirulada) que cuesta 5 varos la hora. CINCO!!!

Todo mi amor a todos, menos al anónimo que no responde el muy cabrón.

Advertisements

el anonimo

Alguien escribió para decir que digo puras mamadas, que mis letras no tienen contenido. Como es un post viejo y no tengo tag board encuentro difícil armar una discusión, pero me da mucha ternura encontrar que todavía alguien se toma la molestia de decir eso en un blog. Gracias. No es ironía barata y posmoderna. En serio gracias.
Anónimo, si vuelves a visitar este blog, te agradecería que me ampliaras esa opinión. Es decir, ¿qué clase de temas cuentan como contenido? o bien, ¿exáctamente a qué nivel de inteligencia o profundidad debería hablar Ms. Taza para que encontraras “carnita” en mis comentarios?
El anónimo también pide que manden más comentarios.

Hace 16 años que murió mi mamá. Diez y seis años, …

Hace 16 años que murió mi mamá. Diez y seis años, dieciséis, dieeez y seeeeissssss. No sé lo que es el tiempo, pero se parece a muchas pieles como de lobo sangrante que se absorben sobre la mía.
El tiempo puede ser una herida vacía, una polaroid, un hábito perdido en la inconsistencia, lo que vuela, aquél fantasma sobre el corredor.
Hay algo ciego en él. Mis orejas sin párpados, un recorrer de sonidos abismales goteando en las ventanas.
Mi mamá venía de un mundo perfecto donde las mujeres usaban tiaras y odiaban la terlenka. Tenía, recuerdo, un vestido color coral, robado hace ya tanto.
En sus arrugas me deslizaba como si fueran resbaladillas y el brazo corto alcanzaba para todos. Cocinaba, si, pero sólo en la felicidad. Comida confesional, su especialidad. También veía la tele y cagaba y rezaba, buscaba las llaves del auto 10 minutos después de su cita…namnio jorenguequió, un mantra que aprendió en sus años vegetarianos. Namino jorenguequío, namnio jorenguequío repetíamos todos, levantando cojines, abriendo y cerrando puertas, hasta que mi madre se daba cuenta que había dejado las llaves pegadas.
Namnio jorenguequío, el mantra que debí rezar en su funeral para encontrarla a ella, cuando los aves marías me reventaban por dentro. Escupí, los escupí a todos, escupí en silencio la tierra que se la llevó y el gargajo cayó sobre mi cara cuando miré a dios.
(dioses tumultuosos, volátiles, indolentes, piadosos, llenos de gracia)
Una vez la vi rota. Soñaba rota, bailaba rota. Pegó sus ojos a la tierra, usó sus ojos como suelas para caminar, consciente del gusano.
La suciedad de perro se llenó de ojos de mi madre. El vómito de los borrachos era lo de menos, la cuenta estaba pagada desde antes.
Envalentonada, como un guerrillero libio, sacó un arma y me mató. Me había parido, tenía derecho a hacerlo. Cuando volví a nacer me parecía un poco más a ella, heredé su nariz y el color de su piel. Y me prometí que algún día yo la mataría también y entonces estaríamos en paz, como moscas de la fruta muriendo a diario, sin otro anhelo que alcanzar al crepúsculo, irnos con el sol a otra parte de una vez por todas. De una puta vez por todas.
Tomé una pastilla que me hiciera tonta y me hizo. Luego tomé otra para revertir el proceso pero nunca supe si dio resultado. Lo tonto no se quita, decía mi mamá. Uno está destinado, jodido, rentado. No se es propio, te prestan. Y cuando quieren te toman de nuevo. Mi pastilla blanca se tornó rosa intenso, coral, como su vestido. No sé que marca era mi pastilla, pero hizo de mi lo que soy. Rentada y jodida y fugaz.

Sobre Manson, Marilyn.

Me cae bien su maquillista. ¿Cómo le hace para pintarle esa bocota roja sin tiznar en lo mínimo su palidez de geisha?
El paso del tiempo me ha hecho respetar al Manson, sobre todo después de ver la claridad e inteligencia con que respondió los cuestionamientos de Michael Moore en la cinta 9-11, un gordito veloz, que se caracteriza más por sus buenas intenciones que por su profundidad.
En esa peli, el flaco este, disfrazado de pelirroja plutoniana era la única voz estadounidense que veía el bosque y no el árbol.

En México, si no mal recuerdo, Serranito Limón sólo salió con su aparato publicitario de psicología inversa-inversa la primera vez que Manson dio un show en el Metropolitan. Ocasiones subsecuentes han sido toleradas y/o ignoradas por los dueños de los valores morales y estéticos como se hace ahora con las canciones de Echo and the Bunnymen.

Esta vez, a nadie le pareció diabólico o impúdico. Anticristo absorbido por el sistema de oferta y demanda, nuestro único y verdadero dios.

No asistí al concierto (lanita ahorrada para el de los Beastie o el de NIN), pero el lunes siguiente me enteré de que ese fue el último concierto para la prima de un amigo. Saliendo de ver al hermafrodita plutoniano (ver The Raven) fue secuestrada POR SUS AMIGOS, estrangulada y tirada a orillas de la carretera al Ajusco. Aplastado su cráneo por una enorme piedra, no tuvo más remedio que morir. Tenía 15 años y estaba buenísima.

Manson no tiene absolutamente nada que ver con ese crimen. La prima de mi cuate andaba en pasos non sanctos y como el que juega con fuego se quema, le llegó el chamusque. Muy temprano en su vida, tengo que decir.

Pero la muerte es la puta muerte y uno pone sus barbas a remojar. ¿Qué tal si ese concierto es el último de tu vida? ¿Qué tal si tu cuerpo adolorido del body surf muere recordando “The Beatiful People”?
Más importante aún: ¿Qué tal si a mis cuates no se les ocurre la gran piedra y me dejan allí, medio muerta pensando en “The beautiful people”? JA.

Ante la brutalidad, el humor es la única alternativa que conozco en donde las lágrimas no se tienen que esconder.

Esa gorgeous teen, El Taza te honra cantando:

Listen lady put your phone down.
Cancel all operations, tell your friends to cool it…

Your cover’s blown by Belle & Sebastian.

Jueves 17 feb Expo México 70

Mañana jueves se reabrirá con bombo y platillo la Casa del Lago, ese espacio que daría silla y cobijo a la generación del medio siglo. Arreola, Juan José, todo un visionario. Pensó: estos jovencitos, tan pendejines, desbordados de egos y talentos (¿estarán enparentados?) deberían tener un lugar donde reunirse, un sofá, un aula, un lago… Y zaz, que hace de ese espacio universitario un semillero. Suena fácil, nomás que hay que llamarse Juan José para hacerlo.
Bueno, pues allí se va a inaugurar la Expo México 70, con 50 artistas plásticos nacidos los 70’s. Es una exposición sui géneris sin criterio estético. El único requisito es haber nacido en la década que inauguró el mundial de futbol en México.
¿Por qué invito? Tres razones:
1. Hay que ver cómo quedó el lago de Chapultepec después del dragado (en donde las malas lenguas dicen que encontraron desde un triciclo hasta un niño que parecía hecho de goma)
2. Porque para hacer el catálogo de la Expo se nos invitó a 50 escritores, periodistas, dramaturgos, críticos y otros amigos de la letra a revisar desde nuestro particular punto de vista el trabajo de uno de los artistas. Y… bueno, su servilleta fue invitada.
3. Porque la peda, dicen, va a estar chida.

See you there.

***

Amor, todo mi amor para todos los que leen este blog, excepto claro para aquellos a quienes nunca les daría mi amor.

***
Para documentar la cantina:

“Dionisio le explicó entonces que aquel nuevo licor era tal vez más poderoso que el pan que Deméter había revelado a los demás campesinos, puesto que sabía despertar y sabía adormecer y eliminaba los dolores que traspasan el alma, los volvía líquidos y fugaces…”

Fragmento de “Las bodas de Cadmo y Harmonía”, Roberto Calasso, Ed. Anagrama

It’s been so long

Hace tanto que quiero escribir aquí en este deshilachado sitio. Casi un mes para recobrar un poco de tiempo libre después de aquella cruzada para hacer dinero. Un mes para volver al ruedo, ponerme la gorrita de periodista y enderezar mi tiempo.
Un mes, el balance:

Menos:
-Un cuñado
-Un dramaturgo estadounidense
-Dos kilos
-Mi chamarra favorita (la perdí en un bar)
-Un amigo no tan querido

Ahora viajo más ligera.

I’m back.