Sin tráfico

¿Qué hacen en las playas? Filas enteras y olas llenas de envolturas para luego entablar conversación con puro chilango. Pobres aquellos que tienen niños y no tienen otro remedio. Pobres los aburridos porque no hay escapatoria de sí mismos. No importa qué tan lejos lleguen sus bonos vacacionales.

***

Fui a ver “El Maquinista”, una producción española estadounidense que pasó por las salas sin pena ni gloria. Me encantó. Quería ver Robots, pero emprendí la no tan graciosa huída cuando ví tanto chamaco desocupado. Ellos no tienen la culpa, son sus papás que no les tapan el hociquito ni les enseñan el respeto al disfrute del otro. Seguramente porque ellos, los padres, tampoco lo conocen.
Lo bueno de “El Maquinista” es que no te da chance de hablar. Es una de esas peliculas angustiantes y mala onda. La de junto a mí hasta dejó de comer palomitas. “Ay, que fea película”, decía, pero nunca se le ocurrió salirse. Algo hizo esta semana santa esa mujer. Aunque cuando le pregunten en el trabajo ella lo niegue.

Yo hice 15 minutos del Lumiere Reforma a las Águilas. Guau. Hasta ganas me dieron de dar vueltas por la ciudad. Me dio tiempo de pensar en lo flaco que se veía el protagonista, lo importante que es comer bien, la gran maquinaria que es el cuerpo pero sobre todo su indivisibilidad con la mente o con el alma o con las dos.
Pura pendejada, pues.

Pensé en este blog y en lo mucho que disfruto escribir en él. Pensé en los blogs que leo y la sobre entendida calma chicha que prevalecerá en ellos durante estos días de asueto. Pensé que si había algun momento para escribir cualquier cosa que se me viniera a la mente, era la semana santa. Así sin pensar esto resulta un ejercicio divertido y francamentes diarréico de escritura.

Me acordé de una amiga asidua lectora del Taza que asumió que la persona a la que extrañar extraño los recientes posts es un hombre al que ya olvidé.
Con mucho cariño le informé que no, que ése ya no pifa.
Me pregunto si el hombre al que verdaderamente extraño leerá este post y se imaginará que no es él, sino otro al que le dedico algunos pensamientos.
Como no pongo nombre, seguro lo lee, pero ni en cuenta.

La situación tendrá que permanecer de esta forma. Ni modo, my love. Si quieres enterarte tendrás que preguntarme directamente.

Más de una razón para encuerarse a medias:
-porque si Bono, el cantante de U2, le dedica una mediocre canción a su padre muerto y todos nos tenemos que enterar que era un hombre con “actitud”(como la mayoría pensamos que es nuestro padre o la figura masculina que nos haya tocado), yo tengo que pensar dos veces antes de cometer un acto de impudicia sentimental inservible y ridícula. Con Bono es más que suficiente.
-porque las rodillas de Miroslava eran para Buñuel mucho más eróticas que su cuerpo desnudo y yo creo que Buñuel tenía dos tres idea.

-porque conforme los días se tornan más calurosos, te extraño menos.

4 thoughts on “Sin tráfico

  1. ay, qué Ira. Fíjate que siemprete respondo en mi blog, creo que debería ser aquí o algo así. Préstame tus cuentos de Dick para platicar largo y tendido. Nos vemos.

  2. ¿Soy yo, Señor? Ja, ja, gracias querida amiga por la aclaración. El que ya no pifa se la pierde y el otro también. Un abrazo fuerte.

    Yolanda

  3. ¿Soy yo, Señor? Ja, ja, gracias querida amiga por la aclaración. El que ya no pifa se la pierde y el otro también. Un abrazo fuerte.

    Yolanda

  4. ¿Soy yo, Señor? Ja, ja, gracias querida amiga por la aclaración. El que ya no pifa se la pierde y el otro también. Un abrazo fuerte.

    Yolanda

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s