Edad 30

Ernesto, muchas felicidades.

El año pasado, Luis se compró un Jetta azul metálico con los estímulos económicos de sendos premios nacionales de dramaturgia. Cuando lo conocí, hace cuatro años, nuestra primera conversación versó sobre la edad creativa. Entre otras cosas, lo oí decir que nunca le había creído a ningún artista mayor de 30.
Si Pitágoras no se equivoca, este año Luis tendrá que perder credibilidad para sí , suicidarse, cambiar de profesión o comerse sus palabras, una por una.
Luis no es ningún tonto. Cuando hablaba de ser menor de 30 pensaba en los compromisos que se adquieren cuando, al final de la adolescencia, hay que plantearse cómo diablos se le hará para comer, vestir y coger al menos otros 40 años, en caso de que el cuerpo aguante.
A los treinta, la propia muerte se empieza a ver menos lejana. El tiempo sufre un efecto elástico, se percibe a conveniencia.
Los cuarentones se ven jóvenes y uno mismo es un chiquillo.
El Jetta (y todas su tenencias, sus lavadas, sus pensiones) nos rondan irremediablemente por la cabeza. No por vanidad, pensamos, sino por “necesidad”.
Amor es una vieja palabra que entendemos acompañados, pero también solos.
El circo es un lugar al que ya no tenemos tiempo de ir; el cine y la música, lugares de los que no saldríamos a no ser por esa chamba que hay que terminar.
Es un estúpido cliché, pero sólo porque no conocemos los detalles.
A mi me encanta pensar que seré vieja como lo es David Bowie o como lo fue Bukowski. Pero eso también es un estúpido lugar común porque la fé en mis ídolos obstaculiza el deleite de mi propias arrugas, amasadas por lo que me toque vivir a mí y a nadie más.
Ahora, un año después de ese voluptuoso trago de realidad apantalladora que significa cumplir treinta, me dió por recobrar estos personajes:

-Charlie Brown, Lucy, Sally, Schroeder, Linus, Snoopy. Jugaban al béisbol, tocaban el piano, se aferraban a sus frazadas. Veían llover y llenaban sus platos de esa lluvia. Ellos sí que sabían ser atemporales.

6 thoughts on “Edad 30

  1. Acabo de llegar a este blog por medio del de una amiga… Me ha gustado. Pero, la verdad, me he llamado la atención este último post en el que hablas de un tal Luis que ganó el año pasado dos premios de teatro… ¿Será el mismo que yo conozco? ¿Te conozco a tí? Nomás es curiosidad.

    Ah, esta blogósfera, tan pequeña como un pañuelo y como el mundo mismo.

  2. La scimmia: Un pañuelo, indeed. Visité tu blog y estoy segura de que hemos brindado en alguna fiesta. Quien sabe, tal vez hasta bailamos quebraditas y ni cuenta nos dimos. Ya ves, la raza que frecuentamos es bien alcohólica. Hablo de Luis Camión, como le digo de cariño.
    Y si le preguntas a Luis, él te puede dar señas mías. Nomás dile que no te cuente mucho. Él es uno de esos que de pertenecer a la mafia, tendría que matar: sabe demasiado.

    Dante!
    Bienvenido hijo de tu rechincha. ¿Todavía les faltan dos años? Carajo, pinches chamacos cabrones. Antes no me miaron mi coche en una de esas fiestecitas a las que solíamos ir.

  3. ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ahora resulta, si le dimos dinamica a tu vida estudiantil

  4. Fíjate: ayer mismo me topé al Cabezón en la calle, por San Angel, y no pensé en preguntarle por vos –aunque por lo que me dices, quizás fue lo mejor… Como quiera que sea, gusto en contactarme contigo… Ojalá uno de éstos días coincidamos en vivo y comprobemos si ya bailamos a Chalino o aún no.

    Suerte.

    Salut.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s