Hasta hoy entendí

porqué los Smiths me hacen llorar.

“take me out tonight
because I want to see people and I want to see lights
driving in your car
oh please don’t drop me home because it’s not my home,
it’s their home,
and I’m welcome no more
and if a double-decker bus crashes into us
to die by your side such a heavenly way to die
and if a ten ton truck kills the both of us
to die by your side the pleasure and the privilege is mine”

Ahí estaba, enfrente de mí, era obvio para todos menos para la Ira.

Qué placer, qué privilegio.

Advertisements

Help

Ya sé que dije que no iba a postear hasta el domingo, pero por ahí debe haber alguna alma buena y desocupada que quiera sugerir temas.

Voy a colaborar en el especial de Quo de nuestro tema favorito, Sexo, para la que debo proponer chorrocientos temas urgentes.
Si usted querido señor al frente del teclado se la pasa diciendo “por qué en este tipo de revistuchas nunca tocan ESTE tema con ESTE enfoque”, ahora es cuando.

Por lo pronto ¿alguien se acuerda de los mejores amantes de la historia?

Gracias anticipadas.

Eso pasa cuando informas

Te puedes gastar veinticinco millones de pares de ojos en realizar los mejores efectos especiales, pero si los diálogos son informativos y no hacen que la acción avance, tu película resulta aburrida. Da coraje, lo tratan a uno como tarado.
“Ahí ta la metáfora, baboso, mira, ¿ya la viste? Éste es Bush, o cualquier otro malo de moda. Todos somos héroes, nomás hay unos que están muy enojados. Tú también, desde tu casita pinchurrienta y tu vajilla de plástico, si eres manso y no cambias de bando, si no nos traicionas, podrías ser de los buenos. Acuérdate que ya no hay etiquetas, pero pos nos tienes que decir si le entras a nuestro jueguito”.
Y luego, los listos de la película, pasados por el mismo tamiz: “Esta parece una estrategia para exterminarnos”, dice un caballero Jedi.
¿Te cae?

***

De informar y sus males debo citar los que conciernen a este blog:

-la chamba me llegó al cuello, por lo que esta semana no podré postear. Lo haré hasta el próximo domingo. Espero, ahora sí, tener algo interesante que contar.

Nada que decir

Ayer me apagó la tristeza.
Ví directamente a los ojos de una persona y no salieron las palabras. Me cayó el veinte de que ya no somos amigos.
Luego venía en un camión (mi coche anda delicado de salud). Por la ventana me tocó ver a un perro queriendo cruzar la calle. Pensé con todas mis fuerzas, como toda una Jedi: “perrito, no cruces, viene un coche, te van a atropellar, échate pa’tras”. El perro pareció escucharme y decidió retroceder.
Ahí fue cuando me imaginé lo que el perro comentaría sobre mis decisiones. “mujercita, no te acerques a esa persona, te va a lastimar, despídete pronto, inventa un pretexto y vete a tu casa”.
Ojalá tuviera un perro Jedi junto a mí.

En la Adamo Boari

(Disculpen la ignorancia, pero en lugar de googolearlo, me parece más interesante preguntar ¿alguien sabe quién era Adamo Boari? Lo cierto es que tenía un nombre harto musical)

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa Cultural Tierra Adentro en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Artes, tiene el agrado de invitarle a la presentación del libro:

El llanto de los niños muertos
de Bernardo Fernández BEF
Participan:
Alberto Chimal,
Gerardo Sifuentes
y el autor
Modera: Alberto Cue
Miércoles 18 de mayo de 2005, 19:00 hrs. Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes
Eje Central y Av. Juárez, Centro Histórico, ciudad de México.

Peor no es eufemismo

Un estúpido este presidente.
!Lo dije, lo dije, no hay censura, soy libre!
Puedo hablar del idiota ranchero este que nos gobierna sin una bala en la cabeza, nuestro régimen democrático una puta maravilla, dios, gracias…
¿Y de qué me sirve? De todos modos un subnormal racistoide malcogido que se limpia la jeta de “y yo por qué” con toallas de mil pesos me representa ante el mundo.
Que represente a su familia, a mí por qué.

Y si la política está de la ñaca, “las escenas” (música, cine, arte, cultura, you name it) están peor.

En el periódico Reforma hoy destacan que Gael “reina” en Cannes. No es que sea amargada, pero yo guardaría cierto respeto hacia el sitio donde alguna vez reinó Fellini.

Otra joyita: Natalia Lafourcade FIRMA, en el mismo periódico, esta nota.

Me gustó estar en el concierto de The White Stripes, porque es una banda chida, que me agrada.

La capacidad de esta chaparrita para vomitar palabras sin articular UNA sola idea es impresionante. Aquí un dorado ejemplo:

Cuando bajaron la manta vi la manzana al centro del escenario, pensé que era un corazón. Lo rojo, lo blanco y lo negro se me hizo una súper idea, simple, pero original, que, con luces, armó efectos visuales muy padres.

“Blue Orchid”, su nuevo sencillo, se me hizo increíble, porque fue el primero que tocaron.

Empezó bien arriba, soltando varias canciones de jalón, y eso me parece bien bonito, porque hasta después de tres o cuatro canciones Jack empezó a hablar, ya que todos estaban muy “arriba“.

¿Ehhh? Alguien por favor, llévela de regreso a la secu.

Y qué decir de los editores. Espero que sean ajusticiados en un círculo del infierno especial para los que tuvieron los puestos importantes y los desperdiciaron en ignominia.

¿Alguna sugerencia para su tormento?

Time to die

El tiempo que todo lo eufemiza, dice Roberto Calasso.
Cuando eres adicto y nadie te soporta, primero imbécil luego un desgraciado enfermo, un desadaptado y más tarde un ser humano.
Cuando abandonas tus responsabilidades. De empleado de pastelería a semejante bolsón, de frío a blandenge, de indolente a relajado, de cínico a bon vivant.
Y más tarde un ser humano, siempre un ser humano.

Sobreoferta

Qué tal esta palabra.

Palabra puta, arrastrada, necesitada, con la nariz demasiado grande y los pechos caídos, de pene flácido y conversación aburrida.

Se me ocurre que en esta ciudad hay “sobreoferta” de:
-cocaína
-peseros sobre insurgentes
-pobres
-restaurantes de comida internacional
-librerías
-escritores
-perros
-blogs
-domingos suicidas
-oráculos
-cineastas sin salario
-gente sola

Sugiero una reunión masiva, algo así como una gran marcha de sobreofertados caminando por el segundo piso del periférico para saltar como lemmings y nivelar la población.

Conmemorativas

Este post tiene delay. p os t … de l a y … . . . .. . . ..

Es decir, tú, el de enfrente, el de atrás de la pantalla, estás leyendo algo viejo. Si el pasado no te interesa y te piensas moderno como Rimbaud, deja de leer. Shu, shu.

Si sigues aquí seguro eres de los que te tardas en salir del baño porque te gusta oír el eco del agua dando vueltas con tu propia basura.

El Taza cumplió un año.
Puedo precisar la fecha exacta pero no quiero. Y tampoco me voy a poner a contarte que en ese tiempo tenía la peor depresión que he sufrido en muchos años, porque, 1. ¿cómo podría importarte ese dato? 2. no fue esa la razón por la que abrí una página personal.
Mejor te cuento lo que hice:

-Justo hace un año tomé la decisión de meterme a Sogem y no estás pa’ saberlo, pero me tuve que tragar dos o tres palabras.
Glup.

-En mayo de 2004 todavía no teníamos idea de cuándo saldría el chicharo Sifuentes de la cárcel. Te debes acordar, hacía un calor insoportable. Los pantalones de mezclilla se pegaban a las nalgas y los sillones de vinyl horneaban al paciente en las salas de espera. Acuérdate, acuérdate.

Una vez me enojé mucho porque dijeron una estupidez sobre Gerardo en un periódico. Pensé que en la cárcel haría mucho calor para leer estupideces.
Esa noche soñé que iba a visitarlo al bote y nos reíamos como dementes en su celda. En mi sueño el reclusorio era una especie de mercado de Jamaica con vacas vivas amarradas de las patas, colgando del techo. El viento las movía apenas y me veían pasar, recuerdo, con sus ojitos negros. Pero yo me reía, porque Gerardo me hacía (y me hace) reír fácilmente.
Nunca voy a olvidarme de esa mañana que desperté con dolor de estómago, pero no de angustia, no señor: DE RISA.
La idea de que los humanos somos capaces de reír de noche me dejó atónita. Y precisamente para indagar sobre esa idea abrí una página electrónica. ¿No es raro? Puta, las razones que se busca uno para hacer las cosas.

Y bueno, también hace casi un año que ví por última vez (en esos términos, digo) al tipo de las cuchillas en las piernas.

Pues eso. Hablar del pasado en un presente que es tu futuro. El futuro latente del que escribe mientras piensa en el que leerá. La conversación esquizofrenica que acabo de entablar contigo y que se va, se va, se va y a la que puedes regresar cuando quieras a través del link en la derecha.
Yaa. No sigas leyendo, cómprate un lavadora, un horno de microondas, un compu nueva, no prestes tus libros porque te los arrugan, almacena discos, papeles, firmas, sellos, diplomas, premios, una que otra experiencia que trasgreda tu moral telenovelera y no le cuentes a nadie, métela en tus cachetes de hámster overachiever. Exígete un buen futuro.

No leasss. Ya.

Valerio Magrelli

Ir a la escuela es, a veces, un deleite. Hasta ayer, desconocía a este encanto:

Hoja blanca
como la córnea de un ojo
y me apresto a bordarle
un iris y en el iris grabo
el vórtice profundo de la retina.
Entonces la mirada
germinará en la página
y empezará el vértigo
en el cuadernito amarillo

(Valerio Magrelli, Ediciones El Tucán)