Conmemorativas

Este post tiene delay. p os t … de l a y … . . . .. . . ..

Es decir, tú, el de enfrente, el de atrás de la pantalla, estás leyendo algo viejo. Si el pasado no te interesa y te piensas moderno como Rimbaud, deja de leer. Shu, shu.

Si sigues aquí seguro eres de los que te tardas en salir del baño porque te gusta oír el eco del agua dando vueltas con tu propia basura.

El Taza cumplió un año.
Puedo precisar la fecha exacta pero no quiero. Y tampoco me voy a poner a contarte que en ese tiempo tenía la peor depresión que he sufrido en muchos años, porque, 1. ¿cómo podría importarte ese dato? 2. no fue esa la razón por la que abrí una página personal.
Mejor te cuento lo que hice:

-Justo hace un año tomé la decisión de meterme a Sogem y no estás pa’ saberlo, pero me tuve que tragar dos o tres palabras.
Glup.

-En mayo de 2004 todavía no teníamos idea de cuándo saldría el chicharo Sifuentes de la cárcel. Te debes acordar, hacía un calor insoportable. Los pantalones de mezclilla se pegaban a las nalgas y los sillones de vinyl horneaban al paciente en las salas de espera. Acuérdate, acuérdate.

Una vez me enojé mucho porque dijeron una estupidez sobre Gerardo en un periódico. Pensé que en la cárcel haría mucho calor para leer estupideces.
Esa noche soñé que iba a visitarlo al bote y nos reíamos como dementes en su celda. En mi sueño el reclusorio era una especie de mercado de Jamaica con vacas vivas amarradas de las patas, colgando del techo. El viento las movía apenas y me veían pasar, recuerdo, con sus ojitos negros. Pero yo me reía, porque Gerardo me hacía (y me hace) reír fácilmente.
Nunca voy a olvidarme de esa mañana que desperté con dolor de estómago, pero no de angustia, no señor: DE RISA.
La idea de que los humanos somos capaces de reír de noche me dejó atónita. Y precisamente para indagar sobre esa idea abrí una página electrónica. ¿No es raro? Puta, las razones que se busca uno para hacer las cosas.

Y bueno, también hace casi un año que ví por última vez (en esos términos, digo) al tipo de las cuchillas en las piernas.

Pues eso. Hablar del pasado en un presente que es tu futuro. El futuro latente del que escribe mientras piensa en el que leerá. La conversación esquizofrenica que acabo de entablar contigo y que se va, se va, se va y a la que puedes regresar cuando quieras a través del link en la derecha.
Yaa. No sigas leyendo, cómprate un lavadora, un horno de microondas, un compu nueva, no prestes tus libros porque te los arrugan, almacena discos, papeles, firmas, sellos, diplomas, premios, una que otra experiencia que trasgreda tu moral telenovelera y no le cuentes a nadie, métela en tus cachetes de hámster overachiever. Exígete un buen futuro.

No leasss. Ya.

2 thoughts on “Conmemorativas

  1. Bienvenida la necedad.
    Por cierto, hay una frase que me gusta mucho sobre este asunto:

    “Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira.”

    Nicolas Boileau – Despréaux

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s