Editar

Los buenos editores son difíciles de encontrar. Ocurre como cuando se va a romper la distancia entre una cara y otra para besar.
Entre un escritor y un editor hace falta química y mucha paciencia.
Arreglar el texto de otro no es enmendarle la plana, sino cooperar, dirigir, sugerir, limar, dejar suavecita la madera, hacer dobladillos, quitar pelusas, una planchadita, una despuntada.
A falta de un buen editor, el texto pujante deja de respirar y se publica amoratado, se le sentencia a una purga corrosiva, detrás de las barras de la pulcritud por sistema.
Editar es un trabajo delicado que requiere perspicacia y respeto. Como los besos, justamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s