Cómo me cae mal la gente que desconce el concepto …

Cómo me cae mal la gente que desconce el concepto de contexto. La hermosísima expresión en inglés “out of the blue” lo ilustra perfectamente.

-Fuera del azul te llega un mail de alguien con quien no te has escrito en años. El mensaje es un robot que te pide llenes tu fecha de nacimiento porque el otro tarado quiere enviarte un mail-robot-tarjeta-de-felicitación el día de tu cumpleaños, aunque no se acuerde ni dónde te conoce ni de que alguna vez le mentaste la madre y por eso se dejaron de hablar.

-Te encuentras a un ser humano a la vuelta de la esquina. No te acuerdas de su nombre. Piensas que nada en el mundo te importa menos que acordarte de su nombre. Hola, si, si, hola, traigo prisa, bueno, luego nos vemos… y de pronto, fuera del azul, el otro te sale con una despedida de antología: “Y ya no te pierdas ¿eh?”

Hiiiiijjiiiito.

Otros comentarios fuera del azul:

-“Tu que sabes taaaaaanto de _________ (inserte aquí cualquier medio/expresión artística/idioma/afición poco mentada por la generación Televisa), ¿no me digas que no has leído ____________? (inserte aquí alguna obra mayor o canónica que a todo el mundo mate de güeva y que algunos iniciados consideran indispensable “para entender el mundo”) Blagh.

-“Tu que escribes, un día nos sentamos y te cuento la historia de mi vida, vas a ver, con esa sacas una novela buenísima, NOS ganamos un premio y nos hacemos millonarios”.
Sobre este comentario creo que todos podríamos escribir sesudísimos ensayos llenos de sarcasmo, para luego dar rienda suelta a nuestro llanto. ¿Qué se cree esta gente? La pretensión de tener una vida más interesante que los otros es ya una joya, pero aquello de querer ganar un premio por respirar, con el ingenio de otra persona –en este caso el pobre escritor, que tendría que ofrendar miles de horas nalga para contar su increíble historia–, es simplemente una de las expresiones más finas de la soberbia humana.

-El que te pregunta sin ningún contexto, es decir, no están hablando del tema, ni por asomo:
“Tú que todo lo sabes y si no lo inventas (sic sic sic sic sic), ¿te acuerdas del nombre de esa película donde salía un perrito cogiendo en un parque/aquella foto de dos tipos besándose/el cuento donde a un tipo se le cae la dentadura postiza/el teórico aquél que bla bla bla?”

Do yourself a favor: google it.

¿Eh?

¿Alguien quiere decirme de qué están hablando estos malnacidos?

“La Procuraduría General de la República (PGR) prevé pagar de 136 mil a 273 mil 312 mil pesos a los familiares de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El monto podría depender del grado de tortura que haya padecido la víctima.

Las familias de 196 víctimas recibirían 136 mil 656 pesos, y las de 113 contarían con 273 mil 312 mil pesos.
Y es que para la Procuraduría, el grado de sufrimiento que haya padecido la mujer asesinada, es el que podría definir la cantidad a entregar.”El monto de auxilio económico a familiares de las víctimas de homicidio que hubiesen presentado características y/o patrones conductuales similares, que hayan implicado daño físico o mental, incluido el dolor, el sufrimiento y la angustia graves, se aumentará en un tanto más respecto de la cantidad que resulte de la fórmula estipulada en el punto que antecede, para hacer un total de 273 mil 312 pesos”, detalla el análisis.
Si el tipo de homicidio fue doloso, producto de violencia social o intrafamiliar vinculada a razones de género, deberá reclamarse la cantidad menor.”
aparecido hoy, 8 de agosto de 2005 (si leyó usted bien el año) en el periódico Reforma.

uf, lloraba

I need your loving, like the sunshine…

Dice Beck, el músico, que todo el mundo debe aprender alguna vez. Yo no sé si a mí se me dé eso de “cambiar mi corazón”, de “mirar alrededor”, de “maravillarme” con lo que veo.
Lo que sé es que yo no aprendo.

***

Ayer me tocó ver al Astroblue de Bef subir las escaleras y despedirse de mi con una lagrimita. En realidad lloraba por los muertos en Hiroshima, la niña flaca esa de la foto, corriendo desnuda como para salir del infierno. Lloraba el Astroblue porque luego se gastaron millones de dólares en el bodrio aquél de Pearl Harbor, una historia de amor que pretendía justificar la bomba. Millones de dólares que hubieran ayudado a reconstruir muchas aldeas, al menos le hubieran podido comprar unos pants a la encueradita.
“Astroblue” es un fantástico cuadro pintado por Bernardo Fernández, pero en realidad es una caricatura al óleo azul que ayer subió las escaleras, como niño al que su padre lleva a dormir en contra de su voluntad, que se despidió y lloró conmigo.

***

¿Cómo hablar de poesía? No sé, todavía no sé. Uff, lloraba, es un buen título para un post de poesía. Uff, lloraba.

Maestrosss

Fui maestra de inglés casi cinco añotes. Me enrolé sentimentalmente con varios alumnos, (el que haya sido maestro no me dejará mentir: es inevitable). Algunos de ellos todavía son mis amigos; otros se diluyeron casi de inmediato en mi memoria.
Todavía me ocurre de vez en cuando. Estoy en una fiesta, en una librería o comiéndome una garnacha y alguien llega a abrazarme. “Tu fuiste mi teacher”, me dicen. Pongo mi cara de a-güevo-si-me-acuerdo y el ex-alumno en cuestión me vuelve a besuquear o me presenta a su acompañante, hablando de mi como si yo no estuviera. “Esta es la maestra que te decía que estaba bien loca, usaba sus botas de casquillo con minifalda, bien darkie, te acuerdas”. Ajá, eh, bueno, cuídate. Más besos.
Una vez fui a la playa y me puse una de las borracheras más grandes de la historia. Había bebido cerveza todo el día y en la noche me empiné la mayor parte de una botella de tequila Casco Viejo. Al final de la peda, cuando ya todos se habían metido a sus casas de campaña, me dio por visitar a no sé qué escritor que según yo se encontraba en medio del mar. Me interné en las olas en la mitad de la noche. Cuando reaccioné, el agua literalmente me llegaba al cuello. Estaba hasta la madre, completamente sola, consciente a medias de que estaba a punto de ser tragada por la fuerza del océano. Repetía, arrastrando las eses, “si, carajo, así me voy yo también, como Hemingway”. Era obvio que mi mente había confundido al escritor con su historia “El viejo y el mar”. Hasta mi madre, enfundada en unos pants llenos de agua salada, me despedía con resignación de un mundo que para mí carecía de propósito: “Si, si, adiós a todos, me voy, me voy como Hemingway”.
Una brazo de mujer me tomó del cogote. Casi me ahoga. Me arrastró hasta la orilla y me empezó a regañar (¡ah las mujeres!) “¡Estás loca, te vas a matar, no mames, qué bueno que te escuché!”
“¿Eh?”, atiné a decir, después de toser aparatosamente.
“Tú eras mi teacher”, me rezongó. “Estabas a punto de ahogarte, ¿no te acuerdas de mí?.
Mm. Si, claro. Eh. Si. Desde luego. Cof cof cof.
“Tú eras mi teacher”, me dijo con los ojos llenos de compasión. “No te podía dejar morir”.

Desventajillas

Lo malo de salir con cuatro personas al mismo tiempo es que tu ego queda expuesto por los cuatro puntos cardinales.

***

Lo malo de morirse es que la fecha de tu cumpleaños se vuelve una paradoja intraducible que tus hijos tendrán toda la vida para resolver.

***

Lo malo de tener sexo sin amor es que la melancolía –normalmente una pulsión gastada y anodina–, se potencia a sentimiento de primera.

***

Lo malo de leer a Phillip K. Dick es que se vuelve imposible regresar a la cama con la conciencia tranquila. Después de terminar uno de sus cuentos, uno está seguro de haber participado en un acto ilegal.

***

Lo malo de descubrir por recomendación de un amigo a un autor “de moda” (como acabo de hacer yo misma con Francisco Tario) es que el orgullo no te deja postear ninguna loa en tu blog.

Siempre es lindo asistir a un desquinte

Noé Morales se nos desquinta como autor dramático con su texto Los Prohombres que se estrenará como lectura escenificada dentro del ciclo de Joven Dramaturgia Contemporánea en la Casa del Lago.

La cita es el próximo miércoles 10 de agosto a las 20:00 horas (se recomienda llegar un poco antes), precisamente en el Foro XXI, un pequeño espacio adyacente a la Casa del Lago, en el corazón del Bosque de Chapultepec.

De no poder asistir al estreno, habrá tres funciones más: el jueves 11, el miércoles 17 y el jueves 18 en el mismo recinto y a la misma hora.

La entrada para las cuatro funciones es totalmente gratuita.

Hay qu’ir.

Gente lista ese Borges

Es bueno bonito y barato. Mi nueva adquisición, un ejemplar usado (¿leído?) de la “Nueva antología personal” de J. L. B.
Trae un chorro de cuentos repetidos pero también ensayos que no conocía y poemas de su etapa gauchesca- costumbrista.
Pedacitos de cielo, diría yo si no me diera pena ser tan cursi. Fragmentos que me devuelven la sana desconfianza en la humanidad.

De historia:
“Quizá la historia universal es la historia de la diversa entonación de algunas metáforas”.

De literatura:
“Quienes minuciosamente copian a un escritor, lo hace impersonalmente, lo hacen porque confunden a ese escritor con la literatura, lo hacen porque sospechan que apartarse de él en un punto es apartarse de la razón y de la ortodoxia”.

“Nuestra creencia en la creencia del novelista salva todas las negligencias y fallas”.

De nosotros los inmortales:
“La muerte (o su alusión) hace preciosos y patéticos a los hombres. Estos conmueven por su condición de fantasmas; cada acto que ejecutan puede ser último; no hay rostro que no esté por desdibujarse como el rostro de un sueño. Todo, entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable y de lo azaroso”.

“¡Pobre Damián! La muerte lo llevó a los veinte años en una triste guerra ignorada y en una batalla casera, pero consiguió lo que anhelaba su corazón, y tardó mucho en conseguirlo, y acaso no hay mayores felicidades”.

“–Para morir no se precisa más que estar vivo — dijo una del montón, y otra, pensativa también:
–Tanta soberbia el hombre, y no sirve más que pa juntar moscas.”