Periodistas

Nunca me he sentido periodista. Cuando la inefable ¿a qué te dedicas? llega, contesto siempre algo diferente. Publico en revistas, escribo notas, investigo, viajo al centro de la tierra, busco “el lado humano”(sic). Contesto con todo el humor del que soy capaz para justificar una actividad que igual me gratifica que me ruboriza. Me sorprenden comentarios como “qué interesante”, “debe ser super divertido” o “debes saber mucho para escribir de eso”. Particularmente este último me deja en la lona.

Es una desgracia, pero no. No es necesario saber mucho de ningún tema para hacer un reportaje de doce cuartillas sobre él. O peor, no es necesario, bajo circunstancia alguna, profundizar en él.

(Ok, amanecí culpígena y tenía que sacarlo de mi sistema).

Sin embargo, sin en cambio (¿a poco no es bonita ésta?), empero, however, eso NO significa que las últimas noticias sobre la situación del gremio periodístico en México no sean preocupantes en pleno periodo preelectoral. Ésta por ejemplo, que salió hoy en un boletín español hecho por periodistas independientes:

México, un Infierno para la prensa
La más importante comunidad de editores de periódicos del continente sudamercano se declaró en alerta por la acumulación de atentados mortales contra periodistas en México. En los últimos 18 meses ocho comunicadores fueron asesinados, y uno más está desaparecido desde abril pasado.

El país tiene el récord de periodistas muertos durante el último año, un sombrío liderazgo que antes le correspondió a Colombia, según informes de la SIP, entidad que agrupa a más de mil 400 editores de América, cuya asamblea se realiza en Indianápolis.

(ver nota completa)

Periodista Digital, Lunes, 10 de octubre 2005.

-Por otro lado, Radioactivo, la única estación de rock en inglés contemporáneo en esta ciudad –que subsiste milagrosamente desde hace tiempo sin opciones radiofónicas a pesar del gran esfuerzo de Ibero 90.9– fue sacada del aire hace más de un año, de puros blanquillos, a pesar de una marcha espontánea de protesta que reunió a miles de personas en la Av. Reforma. La estación nunca pudo superar las complacencias y la total falta de autocrítica, pero aceptemos, era la veintiúnica. Se sacó del aire previsoramente, dicen, para aprovechar los tiempos políticos y hacerse millonarios con el dinero que dilapidan los candidatos en publicidad. Ajá. Ok, esa es una razón.

Los que siempre pensamos mal, también creemos que Radioactivo, para bien o para mal, tenía gran influencia entre los púberes, un grupo altamente impresionable y decisivo en su papel de nuevos votantes para las elecciones venideras.

Como estaba medio complicado callarles la boca a todos todo el tiempo, lo mejor era controlarla a través de una emisión de noticias neutral, en el mejor de los casos, o fácilmente manipulable.

Una estación de música y chistecitos es (qué paradoja) mucho más peligrosa que una “al filo de la noticia”.

-La censura rampante y vengativa sobre la que hasta hace unas semanas llamábamos La Revista de El Universal.

La revista Proceso dice que la censura se debe a que miembros del equipo editorial violaron la línea al hablar de los negocios del hijo de Martha Sahagún.

Deberíamos estar muertos de miedo. En lugar de eso permanecemos callados, dormidos, como supongo lo hicieron muchos ciudadanos en 1939 y en 1968 y 1973 y en 1982 en tan plurales latitudes de este podridito mundo.

Los ex revistos no son unos santos, pero el sólo hecho de ser empujados al desempleo por hacer bien su chamba, es de preocupar a cualquiera.
Habrá que estar pendiente del nuevo proyecto periodístico que están armando.

***

En otro órden, pero del mismo talante, ¿no les parece sospechoso que no se hiciera ruido cuando cerró el Centro Mexicano de Escritores, hace ya más de un mes? Aunque dicen que el lugar estaba lleno de hijos de conacultos, en cierta época fue semillero de talentos. Aquí daba asesorías Arreola y tuvieron para tragar y hacer libros José Agustín, García Ponce y Rulfo.
Las razones para el cierre también fueron poco claras.
No hay lana para la cultura, pero ¿qué tal para las toallas, los aguinaldos de los diputados, los spots pre pre pre campaña, por nombrar nomás las más notorias hijodeputeces?

¡A ver, pinchis becarios, ora es cuando hay que escribir sesudos ensayos al respecto, usar sus contactos y decir algo!

Calladitos todos nos vemos más bonitos, ¿verdá?

One thought on “Periodistas

  1. Uy, si yo te dijera, si te contara. La total falta de auto-crítica y de conciencia política entre el grupo juvenil de becaritos es verdaderamente patética. No en todos los casos, afortunadamente. Pero la mayoría, sí. Y luego la idiotez del nuevo código de ética del CONACULTA, que es para morirse de risa. Mientras, jodiendo nuevas generaciones, y los ladrones nepotistas ahí siguen, sin castigo, gozando de sus becas vitalicias del SNC.

    Gente talentosa pide becas y no se las dan… y luego, bajo el agua, hay quienes siguen recibiendo su chequecito por no hacer nada… no se publica, porque es ilegal, pero ah, que si hay formas de ganarse becas sin abrir la boca… para decir algo, al menos, porque para otras…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s