Mujers

Un cuate me espetaba hace unos meses: ¿a poco todavía sientes que hay desigualdades de entre hombres y mujeres? ¿Tú, la mujer que eres? (sic)

Me molesta jugarle a la feminista pero cuando alguien hace una pregunta directa hay que contestarle la verdad: por supuesto que hay desniveles ultra jodidos en esta burguesita sociedad sureña de la Ciudad de México y por supuesto que mucho de esos desniveles tienen que ver con el género.

Dirán que yo tengo la misma oportunidad de trabajar que ustedes, que tengo chance de hacer cine y escribir y publicar, que me puedo follar a quien me de la gana y ver las películas que me plazcan. Pero por favor no se la crean. Eso no es enteramente cierto.

Ahí hablamos el día que alguien llegue con un habano porque “hoy es día del hombre y quise tener un detalle contigo”.

Ahí hablamos el día que una publicación tan “seria” como la revista Proceso se atreva a nombrar “aquelarre” o “argüende” a una reunión informal de hombres de poder.

Ahí hablamos el día en que los quieran abordar con propuestas sexuales francamente pachiches cuando van solos al cine.

Ahí hablamos cuando una mujer pelona panzona y entrada en los cuarenta les parezca sexy.

(Allá afuera, en los límites del occidente de la ciudad, del otro lado de Tlalpan, tendrán otros problemas. Después de todo, para muchos de esos “defeños” yo represento el futuro, tanto como un oficinista japonés lo representa para mí).

Todo viene a cuento porque ayer me topé con Jimena Padilla, a quien no tenía el gusto de conocer y me dejó pensando.

Además de punk y simpática, Jimena es una mujer bonita. No conozco lo suficiente su trabajo de monera, pero por lo que me dicen ¡oh revés del destino! también tiene talento.

Jimena contaba los dos años que tuvo que hacer fila en una revista de moneros anquilosados para publicar allí. “Como Tom Sawyer: pinta la barda hasta que hagas méritos y te dejemos entrar al club”. ¿Tendría que ver con su condición de principiante o con su condición de mujer?

Ah pero qué tal, cuando te subas a mi coche esperando un poco de dignidad en el aventón, ahí si tengo derecho a meterte mano.

Y esto ¿tendría que ver con su condición de principiante o con su condición de mujer?

Aquí tenemos una de las pocas mujeres que se atreven a ser moneras, dijo el moderador de la mesa ayer en la Feria del Libro Infantil y Juvenil, cúentanos cómo ha sido para ti (mujer) estar en ésto (de hombres).

Es decir, buena o mala haciendo monos, Jimena es una suerte de highlight nomás porque tiene tetas y carece de pene.

Al otro miembro de la mesa le preguntaban cosas sobre la historia del cómic en México, los quehaceres de la vocación etecé etecé… Nunca le hablaron de “ser hombre” y monear. ¿Es difícil ser hombre y al mismo tiempo ser ________?

Después de su charla en la FILIJ, le pregunté a Jimena si no le molestaba que el moderador de la mesa hubiera puesto su trabajo bajo la exasperante lupa del género.
“Creo que no hay moneras porque no hay dinero en esto. Y las mujeres no son tan pendejas para estar trabajando sin que les paguen”.

Somos distintos hombres y mujeres. Ni quien quiera ser iguales.

2 thoughts on “Mujers

  1. Oh sí. Qué chingón post.

    Y respect para Jimena, a quien tampoco veo desde hace años. Carajo, lo imbéciles que éramos; lo imbéciles que seremos ahora, sin darnos siquiera cuenta.

    Saludos, amiga.

  2. No puedo dejar de acotarlo: estoy convencido de que Jimena es la mejor monera de esta país. Ojalá publicara más.

    ¿No te aminarías a escribirle un guión?

    ‘Nuff said.

    (Magnífico post).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s