Bubbles

Toda la tarde lanzando burbujitas en la mitad de la cama. Me hacían ‘pop’ como queriendo besuquearme.
Si distribuimos bien el tiempo, los domingos pueden ser de postergar. Ignorar responsabilidades, enfundarse unas medias de red y soplar burbujas hacia ningún lado, que es –al final– hacia donde van todas nuestros afanes.

***

Una mujer se enojó porque le dije que algún día hay que vestirse y verse como una verdadera puta. Salir a la calle todo un fetiche. Sólo así se puede saber de qué estás hecha.

***

No vas a la escuela para aprender sino para enterarte. (Aprender es un verbo de acción).
Lo malo es que la UNAM funciona precisamente al revés.

***

Ayer vi un programa en TV mexiquense llamado ‘Monitos y moneros”. Era como del 98 y todos estaban muy lindos con sus cabelleras completas y su actitud rozagante. En la mesa estaban Bachan, Bef, el Carcass y otro del que ya me habían platicado pero que no recuerdo el nombre. Bachan dijo su nombre de a devis y el Carcass se dio el lujo de explicar por qué había escogido ese apodo. Bef apretaba la sonrisa cuando alguien más hablaba, pero en general acaparó la entrevista. (Articulado que se sabe desde entonces).

Cecilia Pego –idéntica a sus monos, por cierto– hablaba dando vueltas los ojos. Dijo que lo más difícil de hacer monos era “inventar” una buena historia.

Ahí está el problema, pensé yo. Las historias no se inventan, se recogen, se cosechan, se destilan, se hacen whisky en el molinillo del cerebro y se sirven con las manos medio ensangrentadas, si se quier añadir sabor.
(Intentar descubrir el hilo negro es un método infalible para llegar al lugar común).

Un Monsiváis flacucho opinaba sobre el cómic mexicano. “No se preocupan por hacer público, por eso no hay industria. Los comiqueros trabajan para su propio gremio”.

(Uruboros, que les llamaba Borges).

Casi todos renegaban de la influencia de Rius, Gabriel Vargas et al:

“Es como hacer rock a estas alturas influenciado por Enrique Guzmán”.

Boy, did I have a laugh.

One thought on “Bubbles

  1. chale, y yo creí que habí crecido, pero al leerte me siento otra vez como el niño que veía esperaba que acabaran de jugar dungeons. ya ni siquiera el que podía jugar trivial pursuit.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s