Trakl

En invierno siento la necesidad de regresar a Georg Trakl. Este poeta es una de las razones por las que no puedo morir sin saber un poco de alemán. (Herr Trakl nació en Salzburgo). Aunque el silencio debe ser más duro y riguroso en la lengua de Goethe, yo sólo puedo acercármele en inglés, por medio de una decentísima traducción de James Wright.
Trakl es uno de los menos conocidos del grupete de los “27”, pero también murió a esa tierna edad.

Seguro conocen la lista: Morrison, Joplin, Cobain, Hoon, Hendrix, Dean y otros que se me van.

Los veintisiete son una edad tierna por punk, es el momento en que uno sopesa las opciones: morir bello y estúpido allí mismo o desvanecerse en el tiempo con más libros bajo el brazo.

Por cierto y a propósito del 8 de diciembre, otro George, George Harrison, no murió a los 27, pero sí dejó de ser Beatle a esa edad. ¿Qué puedes hacer si ya fuiste Beatle antes de los 30? Por eso amo a George. Y su muerte me duele mucho más que la de Lennon…otra historia, como decía Michael Ende.

Estaré transcribiendo algunos poemas de Trakl durante todo el invierno. Aquí va el primero, en honor a esa primera nevada que me regaló Montreal:

Sleep

Not your dark poisons again,

White sleep!

This fantastically strange garden

Of trees in deepening twilight

Fills up with serpents, nightmoths,

Spiders, bats.

Approaching stranger!

Your abandoned shadow

In the red of evening

Is a dark pirate ship

Of the salty oceans of confusion.

White birds from the outskirts of the night

Flutter out over the shuddering cities

Of steel.

One thought on “Trakl

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s