U2 vuelve a apestar

Ernesto vino con lujuria estética a este su Taza y comentó que “la popularidad de U2 en México es sólo una muestra más de nuestro generalizado subdesarrollo cultural, apático conformismo y supina, vergonzosa ignorancia”. (Seguro lo leyeron en los comments hace unos días).
Hoy en la mañana pasó por aquí y amablemente recomendó el iluminado post de Evelio al respecto del fan promedio de U2.
A éste quiero hacer una contribución.
Digo que U2 apesta porque la música en ellos ha muerto. Desafortunadamente. U2 no es uno de esos grupos con los que yo pueda decir: “Me encanta su música, me cagan sus fans”. No son los Beatles, ni siquiera Los Rolling en sus mejores épocas.
U2 es parte indispensable de la historia de la música contemporánea, de eso no hay duda. Incluso hay momentos de mi vida sentimental que tienen pegada una canción del Unforgettable Fire (un disco que ya nadie recuerda) y hasta del Achtung Baby.
U2 tiene muy buenas canciones, aún a estas fechas siguen componiendo de forma correcta.
Pero eso no es música y sobre todo, eso no es rock.
El rock es un acto de fé. Una relación mágica y peculiar entre el escucha (ese que pone sus esperanzas en ustedes-oh grupo-de-4-x-4-dador-de-la neta) y creador (ese que se rompe la madre por darle VERDAD a sus fans).
Ni siquiera hay que ser un gran músico para ser un gran rocker.
Nomás hay que ser de a devis y U2 será lo que ustedes gusten y manden pero huele a pura caca de toro (bullshit).
Esa es mi no tan humilde.
Ahora sí: El Taza estará abierto de hoy al viernes para recibir mentadas de madre, pues’n. (Después de esa fecha el tacita se pone pelado).

12 thoughts on “U2 vuelve a apestar

  1. Yo no te la miento, sino que te aplaudo.

    Estos días me he descubierto en el gym cantando alguna cancioncilla vieja de U2 (desde que anunciaron que venían nos han recetado sendas grabaciones en vivo del megagrupo). A mí nunca me gustó U2. Les puse un poco de más atención cuando descubrí que Brian Eno los producía… pero no lograron convencerne más que algunas canciones. En los tiempos épicos de la licenciatura, Manrico Montero, sound auteur extraordinaire, me convenció de lo bello en “Who’s Gonna Ride Your Wild Horses”, que en nuestra narrativa vivencial hasta compitió con “Absolute Beginners” de Bowie. Pero esto a puro nivel rampantemente subjetivo y emotivo.

    La cuestión con U2 es una cuestión de recepción. En México son populares porque los hicieron populares y porque en México nos encanta lo GRANDOTOTOTOTE así con muchas luces y celebridades y que te traten mal para entrar y que te asalten sin decoro. En México dizque nos gusta U2 por simpatía con Ire pero ni sabemos que Ire es Irlanda ni que, digamos, existen gentes como Van Morrison o los Pogues. Pogues huelen a pub irlandés, Van Morrison apesta a melancolía de cruda tras día de San Patricio, U2 apesta a coca-cola pegajosa.

    Necesitaríamos argumentar más, pero no se trata de esto.

    Es la verdad: U2 sólo enloquece, me atrevo a decir con la humildad que me caracteriza, a quienes no conocen mucho de música. U2 llena ese vacío, completa esa falta que es no saber, por ejemplo, quién es o como disfrutar la obra de un Jason Pierce o su Spiritualized.

    Por ejemplo.

  2. No podía estar más de acuerdo con ambos. A mí la única canción que alguna vez me gustó fue Dance in Barefoot ¡y es de Patti Smith!

    Para evidenciar mi ruquez, puedo decir que a mí esta banda me caga desde los 80 y con orgullo presumo que jamás compré un disco de ellos.

    Por otro lado no creo que lo peor de U2 sean sus fans (que muy poco se diferencian de los fans del Tri, por ejemplo) sino ese oportunistia-megalómano-mesiánico que se hace llamar Bono y que es el más gran farsante de ese negocio multinacional llamado rock.

    Puaj. U2 apesta y pese a ello vendrán a tocar al estadio azteca y una vez más, les entregaremos nuestro dinero a cambio de cuentas de vidrio. Qué horror.

  3. 1. La pregunta después del comentario de Ernesto es ¿dónde diablos nos ponemos nuestra herencia barroca?
    ¿Dónde nuestra envidia ancestral? ¿Cuándo será que dejemos esa costumbre (ochenterísima, por cierto) de idolizar por default?

    2. Bueno, también pasa que Bef nació cool.🙂
    Ruquísima yo también, debo reconocer que compré varios discos de estos seres.

    3. Aquellos que vayan a pagar 2, 5, 10 mil pesos para ver a U2 favor de dejar su dirección y teléfono en El Taza. Quien sabe, en una de esas podrían resultar nominados para “The-Dumbest-Rip-Off-Of-The-Year-Award”.

  4. A los quince años, en la preparatoria Instituto Blaise Pascal de la ciudad de Oaxaca, temí la posibilidad de estar solo en el mundo, por no comprender la grandeza de Zooropa. Estaba a un tris de preguntarme, ahora, después del fanatismmo desbordado del último mes, si realmente era amante de la música, si realmente era mexicano, incluso si era humano.
    Ah. Ahora veo que no estoy solo. Procedo a marcar a toda mi preparatoria y, con gracia y buenos modales, explicarles que se puede amanecer y disfrutar del día sin amar a Bono y su etcétera.

    Postadata. No creo que te mienten mucho la madre. Al parecer tienes tienes bien definido tu target.

  5. saludos…

    En el dvd del concierto de Chicago, Bono, antes de la canción “In a Little While” explica que para ellos fue un honor saber que esa rola (sí, esa rola) fue la última canción que escuchó Joey Ramone en el planeta(justo cuando agonizaba en el hospital). “Madres!” pensé cuando escuché de los labios de Bono esa historia. “Que muerte tan triste!”.

    Bono jamás abandonará el papel de redentor y eso es lo más difícil de soportar….Pero, en fin, nosotros sabemos que la verdadera música está en otra parte…

  6. FUCK YOU SIS!!

    Como bien le dijo cat a girl: “You are as fun as a party full of bloggers” y vaya que son amarguetes…
    Pues si, la verdad es que U2 no es lo de antes, nio remotamente. Pero tambien es ciertoque los tipos dan buenos espectáculos, que sigue siendo un gusto oir a the Edge con su guitarrita y que el destino inequivoco de todo grupo de rock que alcanza esa fama y sobrevive mas de 10 años es ese, por eso los Beatles siguen siendo number one, afortunadamente Lenon hizo el favor de morirse a tiempo.
    Así que dejense de mamadas y profundidades y diviertanse un poco y no los vean o compren sus discos como no ven ni oyen a Luis Miguel (que by the way también da buenos conciertos)

    Tu Hermis

  7. ¿Ya ves Andrei? Por lo menos tengo un familiar que me la mienta: lástima, los hermanos no entran en el target de nadie, ni por venir de la misma madre.

  8. No fui cool desde chiquito (no lo soy ahora). Debo confesar que en aquellos años pre Pixies y Ministry, yo escuchaba a Wang Chung.

    >vergüenza< ¡Pero jamás a Yutú!

  9. Tú también, Brutus?

    No cabe duda que la familia no se escoge. Digo, all respect held, como se dice.

    Pues sí que nos divertimos, la mera verdá. A mí en la secundaria me tildaban de “naco” porque me gustaba The Cure y Love and Rockets y los Pixies, (estos eran los tiempos en que la única revista legible en México era Atonal, y del Prayer Tour, people) y lo “cool” era escuchar a los Fine Young Cannibals. Así de plano.

    Me late la comparación entre Luismi y Yutú. A mí eso del “buen espectáculo”, sin embargo, no me convence tanto. “Buen espectáculo”, diría yo, haber visto a Bowie en la época del Ziggy Stardust, o al Velvet Underground en el Factory de Andy Warhol, o a los Ramones en el CBGB en los setenta, o a Ensitürzende Neübauten en Berlín en los ochenta, o a Nick Cave y los Bad Seeds en vivo en el Royal Albert Hall a los principios de esta década, o ya, de plano, de jodido, al Prodigy en la mera Plaza Roja de Moscú.

    Habría más ejemplos. ¿Pero Yútú? Prefiero, neta, ver a Michael Jackson…

  10. …por cierto, algo muy bello, es darse cuenta que en Inglaterra, en los pubs, JAMÁS, en una rocola, encontrarías discos de U2. NUNCA. En un antro, por más naco que fuera, ponían si quieren a ABBA, y a Queen, pero jamás, jamás, a U2.

    En Inglaterra, si leías, por ejemplo, el NME, que es lo que TODO mundo lee si le gusta la música, you wouldnt be caught dead buying a U2 album.

    Un poco como los de abajo, que son famosos en inglaterra.

    Ahora quizá sea diferente, que en los pubs ingleses ya hay rocolas donde puedes bajar las canciones de internet.

  11. so riesgo de caer de la gracia de los asiduos a este blog, he de entrometerme y hacer un punteo:

    — el u2 del unforgettable, del rattle, incluso hasta el achtung, podía ser una muy buena banda… a veces y por ratos: bad, silver & gold, until the end of the world.

    — comparto la aversión que causan sus arrebatos de corrección política, de chochez rockstarsesca y la campaña de encaramación mediática de la que son objeto. pero cuando yo los conocí (en rock 101, late eighties) no era así. no pienso decir la estupidez de que eran de culto, pero tampoco me sentí inducido por la mercadotecnia.

    — fui en el 92 a verlos en vivo, y aunque ya empezaba a ganarles el showsismo, fue un gran concierto (un gran espectáculo no creo), con catarsis genuina, no condescendiente ni prefabricada. puedo decir que los fans de tuétano que coreaban sus rolas eran mayoría densa frente a las adolescentes buenonas que sólo iban por lo trendy del acto.

    — cuando volvieron (fui porque me regalaron el boleto), su música decaía y su concierto fue pura parafernalia hueca. me gustó no gastar un centavo, no me gustó perderme una peda por no poder salir del estacionamiento.

    — a este, desde luego, no iré. el motivo: la decadencia musical y la chochez. ello no implica que, en el lado emocional, ciertas rolas no sigan siendo significativas para mí, y en lo analítico, que deje de creer que alguna vez fueron una banda correcta, en un pasado cada vez más distante.

    — no me arrepiento pues de los discos que conservo, de aquel concierto en 92 ni de ciertas vivencias correlativas.

    — espectáculo bueno, pero bueno de verdad: monterrey, nuevo león, tocada de sonideros de cumbia, de banda sinaloense o de celso piña: allí hay catarsis, flujo de energía, hecho escénico, rito danzante, lirismo musical. lo demás viene atrás. debord tendría que volver a escribir su libro si pudiera comparecer.

    — ¿ensiturzende? uuuhh, cómo no. ¿tú también slameabas con sus tamborazos, priego?

    — ¿¿¿¿¿prodigy????? buag, lasciare lo fellatio. maldosidad y rockstarsismo a full. muita freguca.

    — en fin, sólo quería expresar un desacuerdo parcial y una coincidencia total.

    salut.

  12. He, se respeta la diferencia, Noé. Hay de espectáculos a espectáculos, es cierto. Y bueno, lo de Einsturzende siendo “tamborazos”… no sé, creo que habría que respetar el trabajo de un Blixa, que por mucho supera al formuláico, mono-tónico “The Edge” (cualquier intérprete que para sí mismo use el artículo definitivo “the” con mayúscula debe sufrir de un narcisismo patológico más allá de toda comprensión, la neta).

    Pero bueno, a diferencia de los fans-fanáticos -vaya tautología- de U2, uno acepta la opinión, una opinión distinta vaya, y para nada “caes de gracia”.

    Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s