Hábitos extraños

Me tardé mil años en pensar mis habitos publicables, después de todo no les puedo contar cómo me saco la borrita del ombligo y me la huelo con el dedo meñique acostada en la cama de mi hermana mientras pienso cómo le habrán hecho para peinar a la reina de Las Crónicas de Narnia. (De por sí su cara es imposible). Tampoco les puedo contar que cuando me quedo viendo a alguien en realidad estoy pensando cómo se vería sin boca, (tipo Keanu en la primera Matrix) o con los ojos al revés.

Aquí van los cinco menos embarazosos, tomando la estafeta amablemente pasada por mi adorado Bef (cuyos hábitos publicables pueden leerse aquí):

1. Todas las mañanas hiervo una tetera de agua para hacer té. Esto no tendría nada de extraño si no fuera porque me sirvo el contenido completo de la tetera en cinco tazas distintas que me iré tomando en el curso de la mañana. Abro sólo dos bolsitas de “English Breakfast” y comparto la infusión en las cinco tazas; luego, cuando nadie me mira, formo las tazas para que “me esperen” en la cocina. Le añado un poco de leche y endulzante y las pruebo para ver si todas quedaron igual. Las coloco en órden y dejo la que más me gusta al final.
Colecciono tazas (mera coincidencia con el nombre del blog), así que una mañana pueden formarse la que compré en Los Ángeles (amarilla, con motivos de Hollywood), la de Miró, la de Moomin que compré en Finlandia, la negra lisa, la que me trajo mi sisterna de Londres (con un dibujito del Underground) y la texturizada color violeta con un Igor en el centro (si, el personaje de Winnie Pooh).

2. Me da flojera ir al baño, siempre me aguanto lo más que puedo.

3. Puedo ver tres, cuatro y hasta cinco películas en un mismo día y lo hago con una regularidad alarmante. Puedo hacerlo siempre y cuando no tenga sueño, de ser así no importa que sea la mejor película del universo: me quedo jetona (¡y ronco!) durante la función. Así he perdido el respeto de varios interesados románticos.

4. Si pudiera (si no engordara) comería únicamente bowls de comida chatarra: habas enchiladas, palomitas, special K, rufles, nueces de la india, pistaches, pulparindos.
Pero este no vale porque no es hábito, es fantasía. Se los cambio por aquel de cuando me llaman por teléfono y mientras mi amigo(a) habla a través del inalámbrico aprovecho para hacer cosas que me caga hacer sola: cocino, hago mi cama, meto ropa a la lavadora, voy al baño (oh si, a ése baño).

5. Cuando algo me encabrona me da por bostezar.

3 thoughts on “Hábitos extraños

  1. sólo para invitarte a escuchar la exploración radiofónica dedicada a la “Blogosfera”: domingo 22, enero > 15 a 16 hrs. (hora ciudad de México) por Ibero 90.9 FM > http://www.ibero909radio.com

    a la espera de no hacerte encabr… bostezar!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s