Santoy

Es más fácil creerle a un asesino en el cine que en una nota de periódico. Siempre que los entrevistan me parece que hay algo burdo en sus motivos. No se ven particularmente infelices: sus neurosis son iguales a las mías. Lloran con Bambi, se masturban de vez en cuando, se caen del pesero, se fletan las colas del banco. Las cajeras del Wal-mart los tratan igual de mal, quieren un auto del año y sacarse la lotería.

La pregunta no es qué los convierte en asesinos, sino qué los hace diferentes a mí.

Allí está el tipo que hizo de su taxi una bola de boliche contra varios pequeños afuera de un kinder.

Allí está la mataviejitas que acabará por vender su historia a un guionista fracasado y regenteando los cigarros en prisión.

Allí esta el niño Santoy, que inaugura el asesino que privará en esta década: un chavillo clasemediero estudioso, blanco, guapetón y con futuro. El asesino del absurdo, el asesino aburrido, el cínico, una bestia solapada por la familia.

En cambio en una peli todo tiene sentido. Tus maestros de guión chingan hasta cansarse para que no se te ocurra escribir un personaje sin motivos: es un acomplejado, es feo (o gordo je), lo violaba su mamá, whatever. Tu personaje es un monstruo, pero tú escritor sabes por qué.

El cine no es realidad. El arte ordena el pinche caos que es la vida.

***

Casi quiero agradecerle al anónimo por desatar todas sus respuestas. Les agradezco profundamente, ok, lo digo otra vez para que no suene hueco, profundamente, todas sus palabras.
Siempre es interesante saber qué nos indigna (de qué calaña somos, pues) y cómo respondemos a esa indignación. Ninguna de sus opiniones sobra. Los vuelvo a abrazar a todos.

***
Otro agradecimiento, Mr. Anonimé: Tengo más de cinco años de no saber de una persona que sabe, ¿porque lo sabes verdad?, que la traigo en el alma a donde quiera que voy. Entra conmigo a las tiendas de libros, hojea los cómics que compro y cambia todas las palabras que digo por otras más graciosas.
A veces quisiera hablar con él, pero no puedo.
Tu comentario Mr. Anónimo lo trajo de regreso. De lejos, de lejos, pero de regreso.
Beso grande a esa persona.

4 thoughts on “Santoy

  1. Tal vez sea tarde, pero yo también quiero un abrazo. Tanta ira desatada y yo sin poder colaborar en tu defensa.

    Qué pena, ¿no?

    Gracias a que existen personas anónimas, o esa clase de anomalía o atrofia de la humanidad, gracias a ese tipo de tipo es que admiro a gente como tú: pinche vieja fregona. Y a tomar por culo (carajo, me encanta esta expresión), se ha dicho.

  2. Ira, ¡Es verdad!, sí que nos conocemos, lo que dice el Vega es cierto, estuvimos en la fiesta de la Brozon en diciembre. Perdón!!! Soy súper distraída. En todo caso, otra de las buenas fortunas desatadas por el anonimal es que ahora ya miacordé de ti!!!.
    Con relación al Boy Santoy, esta mañana platiqué con un amigo mío que vive en Tonterrey y tiene ciertos nexos con el SEMEFO estatal, el caso es que me contaba que a la hora de hacerle las pruebas sicológicas el tipito no mostraba ninguna culpa por lo que hizo (dice también que no se ha comentado por respeto a la madre de las víctimas del Santoy, pues es una persona de medios y muy querida, pero que la neta, los cuerpos estaban bastante maltratados, con más puñaladas de las que se dieron a conocer) Imagínate!!!
    No sé si te pasa lo mismo, pero me aterra saber que estas cosas pasan y nosotros las contemplamos como simples espectadores del dolor y la desgracia ajenas. Y uno inventando historias, qué caray.
    Salud,
    M
    pd.- No es necesario que publiques este post, sólo que no podía dejar de contarte esto.

  3. Tal vez sea tarde, pero yo también quiero un abrazo. Tanta ira desatada y yo sin poder colaborar en tu defensa.

    Qué pena, ¿no?

    Gracias a que existen personas anónimas, o esa clase de anomalía o atrofia de la humanidad, gracias a ese tipo de tipo es que admiro a gente como tú: pinche vieja fregona. Y a tomar por culo (carajo, me encanta esta expresión), se ha dicho.

  4. Tal vez sea tarde, pero yo también quiero un abrazo. Tanta ira desatada y yo sin poder colaborar en tu defensa.

    Qué pena, ¿no?

    Gracias a que existen personas anónimas, o esa clase de anomalía o atrofia de la humanidad, gracias a ese tipo de tipo es que admiro a gente como tú: pinche vieja fregona. Y a tomar por culo (carajo, me encanta esta expresión), se ha dicho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s