En construcción

Algún desgraciado nos enseñó eso de “nomás mientras empiezo”. En este país todo está a punto de ocurrir. Ya viene, ya viene, hay que esperar un poco más. Mientras tanto puedes seguir siendo un mediocre de porquería. Nadie se molesta con los mediocres en la ciudad de la perpetua transición.
Tengo una amiga que regresó de China con una teoría:
“Todos los pueblos tienen algo amputado: los gringos la espontaneidad, los chinos la imaginación, los mexicanos la voluntad”.
Ahorita me paro y escribo la gran novela. Ahorita que deje de ser joven, ahorita que me venga te cojo otra vez.
Ahorita que llegues nos vamos. Ahorita que tengamos todo completo empezamos a trabajar.
No he podido explicarle con claridad a un extranjero la pléyade de significados que tiene para los mexicanos la palabra “ahorita”.
¿Ahorita es ahorita, o al ratito?
“Ven. Voy… Ahorita… ¡Pues ahorita es ahorita chingado!”
¿Ahorititita quiere decir que llegará pronto, que dejará de malgastar su talento en este momento o en un año o hasta que los dioses de la suerte le avisen que ya ganó?
Ahorita voy, ahorita, ahorita.

2 thoughts on “En construcción

  1. No se si recuerdes la película “Crónica de un desayuno”. Sólo encontré una frase memorable en la que un guapo argentino habla por teléfono haciendo una petición a la que recibe como respuesta un “ahorita”, el que está sentando junto a él en el auto le dice: “si serás pendejo, tantos años viviendo en México y no sabes que un -ahorita puede significar: mañana, la semana que entra o el año que entra.” Menos mal que mi padre me enseñó a jamás responder con un “ahorita”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s