24

Estas vacaciones dejé el cigarro. Caminé horas, pinté mi cuarto, dormí hasta quedar en coma. Leí poco, aunque no sé si leer pesadillas en cómic sea “poco”. Like a velvet glove cast in iron está perrísima. Hablaré de Daniel Clowes en otro post.
Una nueva adicción: Jack Bauer y la serie 24. Creo que los gringos están haciendo mejor televisión que cine. Ahí está 24, Angels in America, la primera temporada de Desperate Housewives.
Me dio la adicción porque me mandaron a Los Angeles a entrevistar al mismísimo Kiefer. Enmudecí. Me sonrió. Enmudecí otra vez.
Luego llegué a la voluptuosa capital de este país y juré inyectarme todas las temporadas hasta el sinsentido. Todavía soy una boba adolescente disfrazada de periodista profesional.

Advertisements