Es un pájaro, un avión, no, es un miembro de la clase media mexicana

Los conoceréis por sus gustos.

Todo el mundo sabe que si te pones una camiseta de Superman eres sospechoso de aspirar a una Hummer/mienta-madres-no-cabría-ni-en-tu-culo kind of vehicle.

El Superman de los 70 era medio imbécil, pero era tan sólo un “chico de Kansas”.

Este es toda una máquina aspiracional.

Como muchos treintañeros actuales, todavía tiene una base de operaciones en casa de su abue. ¿Para qué cambiarse si se está tan cómodo en la granjita?

Además puede ir y venir cuando le plazca (en su caso la frase se torna supersónica, pero quién está contando); y es medio workaholic, así que lo más probable es que ninguna chava inteligente lo aceptara como pareja de todos modos.

Su padre está muerto, pero “le pasa lana” cuando está en aprietos. A un nivel patético y cósmico, el papaíto del espacio –interpretado por un Marlon Brando post Corleone– le hace el paro cada vez que se mete en “broncas”. Una llamada y listo.

Tiene una ex que se alcanzó a casar antes de que alguien se diera cuenta de ese humillante embarazo extramatrimonial. El marido es un tipo que “la adora-güeeey” por sobre todas las cosas, incluso cuando hay pistas inequívocas de que “oh señor, le han hecho de chivou los tamalies“.

No puede faltar su cuate closetero, al que mantiene cerca para iluminar su ego gay de vez en cuando.

Su jefe, como cualquier editor de periódico: coarta la creatividad de sus reporteros y les da línea. La “nota” es la reaparición en sociedad de un pendejete de acero, no el apagón inexplicable.

La nota no es el millón y cacho de cabrones que asistieron al Zócalo para defender su voto. La nota es que Elena Garro era espía –con lo peligrosos que somos los mexicanos de izquierda–; o que Bush aprendió a maldecir (por fin! lleva años intentándolo!).

Es decir, la nota es lo que yo digo que vende OJO, lo que YO aseguro que le interesa a la gente, lo que se sale de lo común-güey, lo que no aburre-güey; la nota jamás será aquello que importe.

Ayer hice una triste cola para ver a un Superman caguengue, hijo de su muerto padre, cuyo único problema es haber disparado un poco de semen y haberle atinado a la primera. Seguro era su virgen, el muy mamón.

One thought on “Es un pájaro, un avión, no, es un miembro de la clase media mexicana

  1. es increible como se puede hacer un post tan bueno de esa pelicula, me pregunto cuantos de los jovenes chic´s que estaban en esa sala corrieron a comprar unos lentes de pasta, ponerse los calones sobre los pantalones o, minimo, salieron volando del ropero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s