Mi partido

Voy a fundar un partido de centro ficción.

En mi ciudad –lo de “mi país” no vale, cruzando el Viaducto ya somos otro México– la derecha es manchadísima y la izquierda medio idiota (¿O es al revés? Bueno, se intercambian papeles, su dramaturgia es pobre).

Mi partido tendrá personajes más interesantes, propios de una pieza o una tragedia moderna. Gente completa, cuyas intenciones no sean visibles a las primeras de cambio; animales extraños, excepcionales, intrincados, con aristas fundidas.

A mis personajes no se les va a salir el cierre.

Yo propongo que nuestro Hamlet sea el de Shakespeare, cuya soberbia es adorable y no este principito azul que se queja como una plañidera.

Propongo que nuestro Edipo sea el de Sófocles y no este mentecato obstruye-avenidas que todavía no sabe que ha traído la peste a Tebas.

6 thoughts on “Mi partido

  1. !Vaya algo de claridad en medio de la obscuridad! y encima salpimentada con un muy negro humor.

    Creo que hoy es uno de esos días en que me queda muy claro porque este es uno de mis blogs preferidos.
    Saludos

  2. ¿Dónde se afilia uno, perdone señorita?
    ¿Aceptarían a un Ulises que ni ha encontrado a Circe y cuya Itaca está en un futuro muy lejano. Y al que Penélope lo demandó por abandono de hogar y por la pensión de Telemaquito?
    Besos

  3. Edgar, usted ya quedó en el padrón.
    Bienvenidos sus personajes, nomás que a la Penélope me la pone a trabajar, porque eso de esperar a que el Ulises regrese para mantenerle al chamaco ya está demodé.
    No más víctimas, digo yo.
    Je.
    Besos.

  4. ENCUENTRA LAS 10 DIFERENCIA

    Yo veo dos por lo pronto:

    Edipo en el momento de anagnórisis se saca los ojos (porque la verdad es invisible a los ojos, quizá porque la verdad no soporta verla). Nuestro Edipito le saca los ojos a los demás: a sus seguidores para mantenerlos ciegos ante lo evidente y a sus detractores, por pura furia. Y no hay anagnórisis.

    El pequeño Hamlet azul, su monologo (tal cual, monologo) está a gran distancia del ontológico “ser o no ser”. Se limita al “quiero ser pero no puedo”.

    Como sea, hay de dos; tendremos al presidente que merecemos, a nuestra imagen y semejanza.

  5. Pinchi Paulo, andas de un articulado!

    “El pequeño Hamlet azul y su monólogo”. Hasta duele verlo así, sabiendo sobre todo que como van las cosas, éste cabrón va a ser nuestro presidente.

    Saquémosle nosotros, pueblo de Tebas los ojos a este cabrón, porque como dice Paulo, su anagnórisis se perfila lejana.

    Es decir, López Obrador, ve y chinga a la tuya. Felipe, tu también, no te hagas.

    No quiero asustar a nadie, pero durante seis años la cabeza de nuestro país sufría retraso mental, ahora somos un simple “headless torso” dando vueltas sin ton ni son. La paradoja es que, creo, nunca habíamos estado mejor.

    No hay opciones, chingado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s