Momentazos

Recordaba grandes momentos de películas. Aquí los primeros cinco que se me vienen a la cabeza:

1. Heat, Michael Mann, 1995. El instante en que Robert DeNiro se vuelve personaje de pieza y decide vengarse de Waingro en lugar de retirarse con su mujer y su fortuna. Se trata del minuto reconocible por todos en que vas manejando hacia la felicidad (la que sólo existe como utopía) y, en contra de toda lógica, decides dar vuelta en “u”.
Ya lo decían mis maestros de teatro: carácter es destino. La tragedia del personaje de DeNiro es, como la de todos nosotros, ser nosotros mismos.
Es la tragedia de Edipo, la de Cole (Bruce Willis) en Twelve Monkeys, la de Dream en el Sandman. La de tantos más.

2.Keiner Liebt mich (Nadie me quiere), Doris Dörrie, 1994. Cuando Fanny Fink y Orfeo de Altamar bailan casi encuerados para celebrar el cumpleaños número 30 de Fanny. El disfraz de Orfeo es fantástico; usa su piel negra como camuflaje natural y se pinta un esqueleto fosforecente. Toda la película es una paradoja. Orfeo espera la muerte pero no le importa, está muy ocupado viviendo. Mientras tanto, su amiga Fanny asiste a clases de “muerte consciente” y construye su ataúd. No se da cuenta que con treinta años, nunca estará más viva. Al contrario, está obsesionada con el matrimonio, pero no encontrará pareja hasta que se permita ser feliz en soledad.

Fanny: I’m turning thirty this year. And you know the saying, a woman over thirty is more likely to get hit by an A bomb than find a man.

Fanny: I wouldn’t fall in love with me if I were you.

3.The Warriors, Walter Hill, 1979. Cuando van en el Metro. A la mayoría le gustan las escenas de madrazos, a mí también. Pero este momento es como ver, en cámara lenta, los ojos de quien te va a dar un beso (o un madrazo, for that matter). Nada más emocionante que la anticipación prolongada.

4. The Life Aquatic with Steve Zissou, Wes Anderson, 2004. Tiene varios, es una maravilla moreliana esta peli, pero hay dos que me conmueven muchísimo: los animalillos fosforecentes que caminan de noche por la playa y la aparición del tiburón jaguar. Toda la película es un tributo tragicómico al gran Jacques Cousteau. Para muchos de mi generación, Cousteau es todavía una voz extrañamente melancólica que sale cuando observamos el mar. Doblada al español con todo y mal acento francés parece decirnos:

“Los glllarciagues se tiñen de azzzul, todo perggmance en calgma, este añou tampoucou podrgemos enconggtrargg lo que buscábbamosss “

Si se conoce de la muerte del hijo de Cousteau, el momento más agridulce de la peli es éste:

Steve Zissou: Esteban was eaten!
Klaus Daimler: Is he dead?
Steve Zissou:Esteban was eaten! Check the scanning monitor before it dives too deep!
Klaus Daimler:He was bitten?
Steve Zissou:Eaten!
Klaus Daimler:[shocked] He was swallowed whole?
Steve Zissou:No! *Chewed*!

5.The Shining, Stanley Kubrick, 1980. Jack Torrance busca a su mujer. “Honey, I’m hooome”. Su efectividad reside en traer lo cotidiano a cuenta. En el fondo todos sabemos que la familia es el horror primigenio.

6 thoughts on “Momentazos

  1. en “nadie me quiere” el momento que mas recurdo es cuando orfeo baila alrededor del elevador para que este funcione, desafortunadmente, la única vez que me he quedado atorado en uno fué antes de ver la película.

  2. uuuhh, the warriors, the warriors…

    hace mucho que no evocaba tan alto filme.

    abraxos de uno que ya regresó, al parecer…

    the warriors, the warriors did it…

  3. Noé, puf, veo por las fotos que te fue bien, conociste “el fronteras” en compañía de “los fronteras” (talentosos muchos de ellos).
    Si hablas con Omar Pimienta dile que me encanta su poesía.
    En el asunto Warriors, puf, altísimo como bien dices. Cada vez que la veo me gusta más. Es tontísima, sencilla y bella.
    Mis favoritos, como los de toooodo el mundo, son los beisbolistas. Ahí no se puede decir que uno es original.

  4. Ah, se me olvidaba, welcome back. Espero verte pronto en alguna fiesta de despedida del Ernesto (si no se pone roña y hace una, esto es).

  5. Una de las cosas que más me gustan de Keiner Liebt Mich son los aretes de Fanny. La parte donde Orfeo le prepara una “sopa de fotografia” a Fanny para que olvide también es muy buena.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s