Llamadas de emergencia

Ayer, después de casi cinco años, se dieron a conocer las llamadas al servicio de emergencia 911; ocurridas durante los primeros minutos de lo que hoy se conoce como fenómeno mediático, el “nueve once”(9/11).

La tirada, oops, la caída de las torres gemelas en Nueva York.

Aquí la síntesis y transcripción de una de ellas, reportada por el diario The Guardian:

Listen to me, ma’am,” the operator told a panicky Melissa Doi during a 20-minute phone call. “You’re not dying. You’re in a bad situation, ma’am.”

“I’m going to die, aren’t I?” she asked. “Please God, it’s so hot. I’m burning up.” But the operator encouraged Doi to keep her composure. “Ma’am, just stay calm for me, OK?” she asked.

A portion of Doi’s end of the conversation was played for jurors in April at the trial of Zacarias Moussaoui – the only person convicted in the United States for 9/11.

The conversation ended with the operator trying vainly to speak with Doi, a financial manager for IQ Financial Systems: “Not dead, not dead,” the operator said, to no response. The phone line cut out. Doi and others inside the tower would never make it out. “Oh, my lord,” said the operator, whose words to Doi were previously not made public.

Escuchar el pánico de una persona a punto de morir debe ser impactante, pero esa cuestión me parece menor.

Más raro sería enterarse por qué diablos los gringos no dejan de creen en sus instituciones jamás, ni siquiera cuando una laja de concreto se les viene encima y las flamas lenguetean por debajo de la puerta.

La Srita. Doi estuvo 20 MINUTOS hablando con una total desconocida con la esperanza de regresar de la tierra de los muertos, en donde ya sabía que se encontraba.

20 MINUTOS en los que no colgó para llamar a su novio o a su familia. 20 minutos pensando que su todopoderoso servicio de emergencias regido por el Estado la salvaría del indefectible infierno.

¿Algún mexicano habrá intentado otro número que no fuera el de su sacrosanta madre? Lo dudo muchísimo.

Advertisements