De la serie NYC: ser punk

A ver si nos ponemos de acuerdo.
Según lo que logré concluir después semana y media en NY y toda la vida observándolo, el punk nació muerto.

Un movimiento gestado dentro de una tienda de diseño (McLaren) tiende a apegarse a las reglas del mercado y éste siempre supo por dónde iba el bisne.

Mis pobres entrevistados, de forma igualmente patética que tierna, sostenían una amarga sonrisa mientras contestaban mi pregunta.

-Where’s punk rock in NY?
-Punk’s dead as a rats ass.
-But did punk really exist?
-Oh yeah.
-But how? In what form? What was it you called punk and how is it dead?

Bebían y posaban. Cantaban y POSABAN para la cámara de Ilán.

Posaban, como siempre han.. ejem, hemos posado cuando nos ponemos la máscara de punks o de freaks o de geeks o de listos o de cualquier etiquetita en la que quepan nuestras pasiones.

Los deditos en cuerno, la lengua de fuera, la actitud de perdonavidas.

-I suppose you still call yourself a true punk, don’t ya?
-You’re damn right I do. I’m the only one left here. Probably one of the last ones in Manhattan.

Je. Me daban ganas de decirle, ‘ayyy peque’.

Está visto que todos entendemos el punk de forma distinta. Unos, incluyendo a un tal Burroughs, decían que la palabra no significaba nada; si acaso cierto desdén a la autoridad.

(Luego lo nombraron el ‘padre’, o el abuelo del movimiento, así que hubo que apechugar, pero eso decía antes de entender de qué carajos le preguntaban).

El punk se asocia a veces con una actitud, otras con una postura política y otras con el uso de pantalones rotos y pegados a los tobillos.

Metimos PUNK en una cajita y como la cajita se rompió decimos que ya no existe.

¿Pero no era justo esa la idea? ¿Salirnos de una vez por todas de todas las putas cajitas?

Entonces yo entendí mal.

Si trabajo de 8 a 5 no soy punk.

Si blogueo de 9 a 6 no soy punk.

Si me cae medio mal el Sid Vicious por taradito no soy punk.

Si soy vegetariana no soy punk. (Ok, yo como carne, but still).

Si oigo a Celso Piña no soy punk.

Pos yo digo que sí soy. Y al que no le guste que se largue a un blog más flower power.

11 thoughts on “De la serie NYC: ser punk

  1. je je, ayer que fui a un estudio de tattoo acá en Londres me percaté de nuevo de esa “actitud perdonavidas” de los que se sienten integrantes -o peor aún, fundadores- de subculturas. No sé por qué en todos lados lo que es tiendas de cómics pequeñpas, tiendas de discos de vinil y estudios de tattoo tienen en común la puta actitud de holier than thou y de cooler than thou. Más me caga porque se la pasan bomba: sobre todo los tipitos y tipitas que no tatúan y que sólo están de groupies recepcionistas y que sirven como de subjetivérrimos bouncers estéticos y éticos de los estudios. Hubieran visto cómo me barrieron. Supongo que los geeks de gafas gruezas no se tatúan o algo. Me da una hueva infinita tenerle que probar a alguien cualquier cosa…. así que últimamente ya ni “ay, peque” digo. Luego pienso que uno debería darle sus zapes cósmicos a los niñitos y niñitas “indie” que creen que todo comenzó con ellos. Pero bueno.

  2. Por cierto, semejante examen de punkez tuve que pasar para tatuarme hace 3 años ya en célebre estudio de tattoo en la calle Bowery, casi en frente de donde estaba el CBGB’s. Cagante, la burguesía irredenta e inconsciente de quienes se creen los cancerberos de la contracultura. Por eso es bueno, a veces, venir del tercer mundo: el underground tiene otra perspectiva en los submundos del subdesrrallo, me cae.

  3. Punk (fake): gastarse una fortuna en aditamentos de cuero, acero quirúrgico y peluquería para tener, de cerca, la apariencia de un jodido.

    Punk (neta): Sobrevivir con un salario mínimo vendiendo florecitas de listón en la salida de algún metro. O sea, ser un jodido en América Latina.

  4. Bueno, tampoco, tampoco. Me parecen tristes, sí, los old-school punks (vestidos como back in 1977) en Leicester Square tomándose fotos con los turistas por una libra con el letrero de “support punks”. Son igualitos que los que se disfrazan de romanos de la antiguedad frente al coliseo. Claro que los segundos se quitan el disfraz cuando llegan a casa; éstos viven en él y para él. Pequeñita diferencia, pero importante.

    Otra actitud común de la gente más conservadora (y ojo, por favor, no digo que Édgar lo sea, no me vayan a malinterpretar; es un comentario que se me ocurre ahora sobre el debate sobre la punkés) es esgrimir que porque los punks gastan dinero en su outfit entonces ya no se es punk. Y los más fresas, preppies o conservadores también se gastan una fortuna en verse normópatas. Es común que quienes no se identificaron jamás con ninguna subcultura censuren a quienes sí sólo porque los integrantes de esos grupos tienden a verse iguales (goths, emos, punks, metaleros, whatever). Sin tomar en cuenta que el look yuppie o “normalito” sigue las mismas reglas, sólo que más generalizadas y sin los riesgos y las tomas de decisiones que implica. Ayer una chica entró al café con el pelo rosa fosforescente: sin duda le costó igual o más caro que los rayitos de las oficinistas que tomaban su lunch en el anonimato, pero lo cierto es que hay “aditamentos” que exigen de una decisión personal más radical que implica mayores riesgos a ponerse una camisa rosa de Dolce & Gabbana. Aunque su pelo sea sólo una pose, tiene la carga de un statement, o la puede tener, porque el traerlo así implica una posición en el mundo -ser mirado, por ejemplo, por decir algo- que no da traer el pelo como “la gente normal”.

    Yo sí creo que la moda todavía puede tener significados culturales más allá de la banalidad.

  5. Concedo. Aunque sigo pensando que esgrimir una actitud contra el sistema y, sin embargo, permitir que la lógica de ese sistema funcione a partir de sus concesiones; entraña una contradicción.
    No es una postura en contra del aspecto o de la vestimenta, igual me daría que usaran los calzones al revés. La reflexión iba en el sentido de que si uno de los principios de la (ya ni sé si llamarla así) “ideología punk” era el make yourself, eso está perdido en los que construyen su imagen a partir del maniquí de boutique “contracultural”.
    Sin embargo, me declaro culpable de hipérbole.
    Un saludo.

  6. Sí, sin duda. El Do It Yourself encarna contradicciones. Ahora, ya entrados en materia, pienso que adoptar una actitud contra el sistema dentro de ese mismo sistema -que supongo sería el capitalismo- es un problema más bien del capitalismo mismo como ideología totalizadora y totalizante, que, como dicen sus defensores -Fukuyama- ya implicaría, según ellos, el fin de la historia y la no-necesidad de buscar nada nuevo. El punk como estilo de vida sí sigue implicando una no-conformidad, aunque sea dentro de la conformidad de la misma subcultura y de la cultura dominante en la que se gesta. Hay unas fotos muy buenas en el Replicante sobre música, sobre los punks mexicano, de rasgos indígenas y que incorporan una serie de procesos significativos que en otro país -Inglaterra por ejemplo- son inéditos. Esos chavos podrían estar trabajando en el Burger King -no es que posean un status de clase social o económica superior a aquellos-, pero han adoptado una actitud al menos diferente frente a las mismas situaciones -discriminación, falta de oportunidades, relegación social.

    Un saludo también.

  7. La neta es que no soy experto en el tema de ser punk como lo demuestran las opiniones de arriba.

    Pero para mí ser punk es un estilo de vida que poco tiene que ver con las modas, el cuero y etc. Como por ejemplo; amontonar las sillas en una esquina durante un concierto de los Ramones en el df, en los 90, para armar el slam.

    Aunque si el día que no circula mi nave y tengo que tomar el metro o el pesero, preguntar cuánto cuesta el boleto o el pasaje según sea el caso, no me parece que sea nada punk que digamos.

    Tu nuevo blog rifa!

  8. A ver cuándo se vienen todos a comer a la casa. je.
    No había respondido a sus comentarios porque estoy con lo de la boda de mi hermana que me trae frita. Por otro lado, esa discusión que se echaron estaba re interesante y no quise interrumpir.
    Este artículo de La Ruta Punk en NY me está costando sangre. Llevo la mitad, lo leo y lo vuelvo a leer. No quiero ofender a los conossieurs, no quiero aburrir a los hip hoperos ni dormir a los pobres pasajeros que ni culpa tienen ser fresas y que les guste LusiMi.
    Sin embargo, encuentro que este tema es de mis preferidos. Hablar de punk es hablar de ‘pureza’, de adolescencia, de pulsión de vida que raya con la pulsión de muerte.

    Es hablar también del wannabe, del rarito y del normal.
    Es hablar de límites entre ellos y lo sutiles que llegan a ser.

    Me parece que podemos dedicar un buen rato al tema sin tocar todas sus dimensiones, así que por favor, no lo dejemos en paz.
    Hagamos un libro de punk, un disco, un poema, una tarde de cervezas con nuestros cuates.

    El punk es, creo, un dios que te pone el corazón calientito cuando ni el pinche sol te calienta.

    Ernesto Sa.: no sé, pobre Sid, medio taradito, medio usado, medio bestia, medio psicótico. Y el McLaren un cabrón. Lo peor es que la combinación está en todos lados. Las universidades, las revistas, las familias.

    Ernesto: ya ni te conté, pero en mi entrevista a Monsiváis hablé de la “fragilidad” de los cómics. Le dije “como apunta mi amigo Ernesto Priego”… y copié lo que dijiste en un post sobre esto.
    Monsiváis sonrió mucho con esta onda. De ahí salió todo el name dropping.
    Gracias por tus ideas, si puedo te mando el artículo de punk cuando salga.
    Besos.

    Edgar: sólo puedo decir que disfruté mucho el intercambio de ideas. Gracias por los puntos de vista aireados que nos hacen pensar a todos.

    Real: pos thank you por lo de que rifa. Y thank you por comprar boleto. Por otro lado, yo no sé si el punk se trate de viajar en metro. Creo que se puede ser punk en un Chevy.
    Yo conozco a dos punks de Chevy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s