Bestias

Hablando de mosquitos se me antojó diseñar un bestiario personal.

Harvey Pekar habla de mi segundo animal preferido en el mundo: las ratas.

No es por dármela de punk, en verdad me parecen animales harto inteligentes, enigmáticos, fuertes…Además me caen bien porque no se andan con tarugadas. Si te les pones enfrente y las retas, no importa tu tamaño, te atacan.

Eso es plantarse en la vida.

Tampoco son idiotas. Si pueden corren.

Para mí son reinas por una sola razón: aquél que come basura está destinado a triunfar.

O pregunten por ahí entre sus superiores, a los políticos o a cualquiera que vean estrenando coche. Pregúntenle también a su papi (después de todo, se quedó con la chica) y al escritor al que todos parecen querer.

Por cierto, me muero de ganas de ver Ratatouille. La idea de que uno que nació rata sepa cocinar me parece estupenda.

(Como yo que nací rata y escribo. Out of your league, babe).

Advertisements

Crueldad

Pocas cosas tan crueles como una noche poblada de mosquitos.

Debe haber al menos igual número de textos dedicados al tormento-mosquito que a las guerras. Sobre el desvelo-por-animal-zumbante se me ocurren al menos dos:

El buenísimaonda… /Pican, pican los mosquitos, / pican con gran disimulo, /unos pican en la cara /y otros pican en el cu… hasta Mosquitoes, la segunda novela de Faulkner.

Creo que nunca terminaremos de preguntar exactamente qué parte del plan maestro universal cumplen los cabrones moscos. Para esto está la literatura, creo. Para saber qué parte del plan maestro cumplimos todos o qué parte pensamos que cumplimos, porque, después de muchos libros, uno acaba por preguntarse ¿cuál plan maestro? ¡He sido engañado como un chino!

Y como mosquito zumbante que ya picó, el pensamiento vuelve a detenerse, da una vuelta con la panza cargada de sangre, ¿y si los dichos contra chinos forman parte de ese plan maestro? ¿Y si el mosquito me fue enviado por el hacedor del plan maestro para escribir sobre él?

En fin.  Algún sesudo estudiante de letras ya habrá hecho una antología. Seguro Harold Bloom le dedicó un año a este tema, suena probable.

***
Por la mañana escuché en el radio a una pobre chamaca de 19 años a la que el novio había botado el día anterior, tenía gripa y para colmo, los pinches moscos le habían picado toda la cara.

Hinchada, botada, cuerpo cortado, desvelada, triste y mocosita. Mendigando canciones a los locutores más mamones que ha dado este país.

¡No sean manchados, pónganle su canción de Porter!

Me dieron ganas de abrazarla fuerte.