Avistamientos

Atestigüé y quería compartir con los que viven en el DF y se preguntan ¿qué pitos hace Carmen Aristegui en sus ratos libres?

La periodista va al cine. (¿Tiene ratos libres?)

El domingo llegamos tarde a la peli y tuvimos que sentarnos en la primera fila. Junto a nosotros había un hombre de pants brillosos atajándose la presentación más grande de palomitas amarillo sulfuro. A los cinco minutos, sobre los primeros diálogos de Anthony Hopkins, una figura menudita, inofensiva, pidió perdón para cruzar hasta su lugar junto al sulfúrico palomoso.

Nada decían, ella muy quedito asentía de vez en cuando. Luego alzó un poco el tono y me trasladó al noticiero de la mañana. De perfil es inconfundible. Su nariz flaca e inteligente no dejaba dudas. Traía botas cómodas y un pantalón de mezclilla demasiado claro, del azul de moda en los 90.

aristegui.jpg

Es bien bonita. De hecho, es de esas mujeres que pondrían en peligro mi straightedness. Ni hablar del peluquín.

¿Será que llegó tarde para que nadie la reconociera? Debe ser terrible NO ser artista de Televisa y que te hablen en la calle.

Además me sentí mal pero quería saber si ese hombre era (no sé por qué no lo podía creer) su romance. Casi al final de la cinta se tomaron de la mano.

¿Y a tí qué te importa, pinchi chismosa?

Horribles preconcepciones abarcan mi mente. ¿Con quién esperaba que saliera Carmen Aristegui? No sé.

Nota mental (gracias Carmen, otro de tantos favores que te debo): la gente sale con quien le hace sentir rico, no con quien tu cochambrosa mente espera que salga. Punto.

***

Hoy a las 8:30 escuchaba el programa de Aristegui. Entre sus invitados estaba Denise Dresser. Es una tipa muy lista, a la que pude entrevistar hace unos meses en su mansión del poniente de la ciudad. Es muy rica y muy lista. (Me confesó que tiene acciones en Starbucks, ahí nomás).

Justo las escuché reírse juntas cuando pasaba frente a la casa de Dresser (paso diario por allí). Me las pude imaginar con las arrugas que ya sé que tienen y una suerte de realeza que las embalsama en este momento histórico del país.

***

Por si alguien se preguntaba, el otro favor que le debo a Carmen Aristegui es que mi terapeuta la usa como ejemplo de disciplina. “Sé que te gustaría levantarte antes que Carmen Aristegui para lograr todas esas cosas que quieres lograr”, me dijo una vez.

Antes está cabrón, pero ahí la llevo.

Advertisements