Neil

neil_gaiman.jpg

A La Lata:

¿Que quién es Neil Gaiman? Un multipremiado novelista, guionista, escritor de cómics, cuentos de ciencia ficción, cronista, digamos un autor en toda la expresión de la palabra que comenzó a ganarse la papa como periodista de rock allá a principios de los 80. Su primer libro fue una biografía de Duran Duran, que alguna vez pintó para ser la banda más grande del mundo.

Un buen día, este joven periodista conoció a un señor oscuro oscuro con barba de mago.  Platicaron, se rieron, se hicieron cuates. Poco después, el señor oscuro lo jaló a esa onda de escribir cómics. Seguro le dijo algo así como “Ándele, Neil, escríbale, está padre, se pone bueno esto del cómic, el monito no deja mucha lana pero verá que chingón se trabaja el arquetipo”. Tuvo tino el inchi Neil, porque este barbón extrañísimo era nada menos que nuestro adorado Alan Moore, quien luego se encargaría de revolucionar el medio con su novela gráfica Watchmen.

Parece que a Gaiman le gustó lo de los monos pues le siguió por su cuenta y se hizo, luego de algún tiempo, más famoso que Moore. Esto por cierto, le puede mucho a Gaiman. Sabe perfecto que el chingón es su amigo, el genio es Moore, pero la pinche suerte, sobre todo la suerte para la fama, es imponderable y muy caprichuda.

De Gaiman hay muchos artículos en la red; su biografía está en al menos cinco idiomas en Wikipedia (Moore creo que sólo está en inglés), pero eso no tiene la menor importancia.

Lo bueno de los buenos es que no importa lo que diga la red, los blogs, los fans, los reportes, las películas: su biografía más elocuente se encuentra sutilmente tejida a lo largo de su obra de ficción.

Para saber quién era Gaiman cuando yo lo conocí, hay que leer toda la saga de Sandman reunida en novelas gráficas de la serie que escribió del 88 al 96. En México se pueden comprar, para quienes viven en el sur, en la tienda Comic Castle, afuerita del metro Zapata. Es recomendable hacerlo en inglés, porque la traducción baturra es insufrible.

Para saber quién es ahora hay que leer Fragile Things, donde ya se va refinando como novelista. (Solía ser bastante malo).

En mi biografía Gaiman ocupa un lugar entrañable. Se trata de una dulce voz que perduró en mi adolescencia, una carraspienta voz con acento británico cursi que decía “anda deja de llorar que arruinas el paisaje” y “eres mortal, haces lo que hacen los mortales: vivir”.

Durante la Comicon tuve dos momentos con él. En el post pasado conté el momento que pagó todos mis sinsabores como periodista; ése donde agradecí tener un oficio que me enseñó la bonitas herramientas del APERRE.

Aperréme, es decir, me valió madre que me quisieran sacar y me colé al backstage, a riesgo de recibir macanazos gringos. Por eso me los encontré a él y a Groening. Logré que me dejaran quedarme poniendo carita de perro en periférico y esperando pacientemente para incar el diente. Mucha suerte y mucho colmillo.

El otro momento, que me debía desde hace tanto, significó gran cierre con fanfarrias para una vieja herida.

Un día antes del encuentro periodístico, ya me habían sentenciado: ni madres, Gaiman no dará ni una puta entrevista. Como quien dice, os chingáes, si quieres verlo, será como fan.

Me formé en la fila para obtener un autógrafo suyo durante dos horas, como sólo me formaría por él y quizás por Woody Allen (a Moore me daría pena pedirle algo tan idiota como un autógrafo). Lo veía a lo lejos firmar y firmar libros, casi sin levantar los ojos de la pluma fuente. Previendo que al llegar mi turno enmudecería (soy, como dice mi hermi, rete rebozuda y bien penosita cuando no traigo mi máscara de periodista) recorté un pedazo de hoja de papel con lo que realmente quería decirle.

Lo que decía en ese papel es privado, pero cuando lo leyó  se levantó de la mesa y me abrazó fuerte. Olía a sudor (nunca pensé que olería a algo), estaba cansado, tenía los ojos rojos de firmar cientos de libros para los fans, pero se detuvo conmigo para abrazarme y mirarme muy despacito. Me sonrió y me dijo: “Hope I did a good job”. Oh you did! Le contesté.

Buena onda, el mugroso.

En la película de este siglo, Gaiman sería el amigo cool del protagonista.

El calladito, el guapito del que sólo las mujeres raras se enamoran. Nomás hay que ver la foto.

Espero haber contestado la pregunta de quién es Gaiman.

Más de la Comicon mañana.

3 thoughts on “Neil

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s