¿A qué edad naciste?

Este es un cuasi meme de un cuate que cambia de blog como de calzones (y dudo que sus braguitas estén tan limpias) pero que cada vez que lo hace lo hace bien.

Casi naidien me manda ‘memes’/apócrifas cadenas/chismógrafos. Será porque casi no los contesto o porque a un chingo de gente le importa madres cuál es mi canción favorita para bañarme en tina.

En fin, este es un meme que naidien me manda, que no es un meme y que me dan muchas ganas de contestar.

Mi cuate lo prologa de la siguiente forma:

Nuestra fecha de nacimiento poco importa: los primeros años en este planeta son la misma cosa casi siempre: un mundo de pañales y etapas orales, anales, genitales. Son determinantes para la vida adulta —o eso dice mi terapeuta—, pero no éramos muy conscientes.

No, aquí se trata de nacimientos de la consciencia. ¿A qué edad naciste realmente?

1. A los tres años, con el vértigo al ras de la piscina y los brazos de mi papá que me atrapaban en el agua. El dolor de panza; aventurarse al vacío, confiar en alguien.

2. Cuando saqué la primera letra de una canción con mi hermana. Creo que era una de Dire Straits. Me sentí joven, rockerísima, rebelde, dueña de una afición y un mundo propio por primera vez en mi vida. Tenía 11.

3. Cuando me fui sin permiso una semana a Tequisquiapan con mis amigas. Hablé de allá y le dije a mi mamá: “No te pedí permiso porque no me lo ibas a dar. Cuando llegue te llamo”. Y le colgué. Tenía 13 años.

4. Cuando dije, con la voz temblorosa, “Coooooorte”, por primera vez. Tenía 30.

5.Cuando me levanté por primera vez a las 5 de la mañana a escribir; el nacimiento de la adultez, la disciplina. Hace 4 meses.

Advertisements

Shannon y Mr. Mark

Para cerrar la saga de la Comicon solo quiero contar un par de encuentros menos espectaculares pero igual de lindos:

14625.jpg

Cuando vi el título pensé “ojalá no esté muy caro porque igual lo tengo que comprar”. Había muchos monos de pvc del Too Much Coffee Man, pero este atrapó mi atención. Lo miré laaargo rato. En realidad ni siquiera quise hojearlo, el título me noqueó desde el principio, de los mejores que he visto en toda mi vida.

“Que se joda el puto cielo, cuando muera quiero irme a Marte”.

Lo dije así, en español y un hombre muy blanco me preguntó: “Spanish?” No, mexican. “Can you say that again for me, please?”

“Que se joda el pinche cielo, cuando muera quiero irme a Marte”.

Sonrió. Yo ya había pagado el cómic, pero me lo pidió de regreso. Lo abrió en la primera hoja y me lo firmó. “Ay, usté es el autor, perdón, no lo conocía”. Además de chulear my accent (siempre he querido salirme de mí por un momento para ver mi cara de frente y de paso escuchar mi acento), me regaló un boleto para la ópera que se presentaba esa misma noche de Too Much Coffee Man.

Gracias, Shannon.

***

gregory1-152x206.gif

Luego pasé junto a un tal Marc Hempel que muy irónico, luego de ver mi emoción, me preguntó si había esperado este momento tooooda mi vida.

“No, no toda mi vida, nomás unos años, pero tú tienes la culpa de que me caigan tan bien las ratas”.

Mark firmó mi Kindly Ones justo al lado de la grandilocuente firma de Neil.

La suya es chiquita y mucho más maliciosa. Es re punk el Mark. Qué bien me cae la gente que no blande una naturalidad que no posee.