Las zapatillas Mi Alegría

Cuando estoy de malas en el trabajo me pongo a hablar. Antes que todos se muestren cansados de mis cuitas, allá voy yo mera, a odiarme solita, pero de parar ni madres…antes muerta que callada, chingado.

Es como si no pudiera detener la boca. Libero las múltiples angustias; por ejemplo, de la supuesta lucha de los sexos. “Los hombres son (llene usted aquí con cualquier frasecita hecha), en cambio, las mujeres todo lo hacemos para (igual que la anterior)”.

Lo peor es que todos traemos la misma angustia y el tema prende como chispita en polvorín. Al rato ya no sé cómo decir que los hombres son fantásticos, un misterio eterno y una fuente de verdad. Al rato ya no puedo decir que la regué y que ni madre que me compro eso de la lucha de los sexos, tema sólo fabricado para vender revistas de corazón disfrazadas de posmodernidad.

No señor, ninguna lucha. Puro dolor de no ser capaz de meterme en la piel del otro.

Para mí es una cuestión ¿Qué se siente mear parado; ser capaz (sin entrenamiento previo) de golpear a alguien en un bar; hacerse más guapo mientras se envejece; no poderse embarazar?

Platicaba con Dante sobre los juguetes Mi Alegría cuando vi una luz al final del pasillo: con razón somos distintos, tú querías un juego de química y yo pedía a grito pelado unas zapatillas rojas de plástico.

logo20mialegria.jpg

Tal vez ahí empezaron nuestros problemas, los problemas entre un hombre y una mujer:

Secretamente ambos deseabamos desear lo otro, tú mis zapatillas y yo tu juego de química (o tal vez lo hicimos, siempre secretamente) y aún cuando obtuvimos lo que deseábamos (tú el juego de química, yo las zapatillas), cuando abrimos la caja entendimos que los comerciales nos engañaban y que

1. no venía el ácido clorhídrico con el que íbas a quemar a esos insectos muertos que guardabas en aquellos tuppers

2. la bata se vendía por separado

3. el humo también

o que

1. las princesas tenían el pie mucho más grande que el tuyo

2. las princesas no querían correr por las calles de Lindavista como tú o no tenían chorreadas las pantorrillas de lodo (como tú) así que las zapatillas les duraban sin romperse más de 10 minutos (no como a tí)

3. las princesas se vendían por separado

10 thoughts on “Las zapatillas Mi Alegría

  1. Es cierto. ‘Los hombres son fantásticos, un misterio eterno y una fuente de verdad’. Y también es cierto que tu blog me arranca un millón de sonrisas por minuto. Me late leerte. Oh, sí.

  2. Sin acentos, people.

    Oxidente, creo que todas mis broncas vienen de querer vivir en la maleza o realeza, nunca en la realidad.

    Gabriel,vbi svnt? Ah jijo! Ta bueno, pero no te enojes.🙂

    Hola Celeste, bienvenida. Pasele a mi estudio.

    Flavia, gracias. Pasele usted tambien. Vienen juntas? Mesa para dos?

    Brenda, uf, muchas gracias, es un comentario muy calido. Besos reciprocos/

    Guillermo Ver., Felicidades por lo de a la antologia. Gracias, muchas muchas gracias por eso que dices del blog, me hiciste sentir mucho mejor luego del ramalazo aca en extranjia.

  3. Mi hija me pido la fabrica de dulces y la fabrica de pelotas,se las compre.
    Lo unico malo es que el material con el que se fabrican las pelotas al momento de acabarse ya te fregaste,escribi a la direccion que viene en la caja pidiendo que me informaran en donde podia conseguir mas, pero lo unico que me escribieron es que el material solo se vendia por toneladas, y que si queria conseguir mas tenia que comprar otra caja.
    bonita respusta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s