Un puntito

La semana que viene me voy a un viaje laaaaargo y previsiblemente intrincado comisionada por este mi bendito trabajo. Un tour por más de diez ciudades que inicia en París y termina en Barcelona. Cuánto por abarcar. Cuántas cosas que ver y cuántas por, eventualmente, olvidar.

Hace rato, la chava de la oficina de turismo española me señaló algunos puntos en el mapa. Mientras ella circulaba la palabra ‘Oviedo’ yo me acordé de algunas cosas que he aprendido este último año viajero.

-En cualquier lugar que no conoces, eres un mosquito queriendo salir por el vidrio equivocado. Ahí está la ventanota abierta, pero como estás muy chiquito no la ves.

-El síndrome ‘soy un mosquito, qué desesperación’ echa a andar una extraña necesidad de desconfiar, echa a andar los prejuicios pero también los amores repentinos. Uno se enamora de una silla en un café internet, de cómo sabía la primera sopa que te tomaste bajando del avión. Hasta del primer precio en la primera tienda que, obvio mosquito tonto, era el mejor.

-Ni la primera tienda, ni la primera sopa son “cognoscibles” (como el ser). Mucho menos “revisitables”. Son como tus primeros amores. Estás condenado a tomarlos como mediducha de todo, como una reglucha de madera. ¿Así serán de aleatorios todos nuestros parámetros?

-Una ciudad es muchas cosas, tantas, que tú mosquito güey sólo tienes chance de conocer una calle, un café internet, un rinconcito, una puerta, un taxista y un dependiente de abarrotes.
De eso hablas cuando todos te preguntan cómo te fue. Hablas del dependiente y del taxista y de la puerta. Cuando mucho de la calle.

Cuando la chava de turismo señaló ‘Oviedo’ pensé: “¿Qué conoceré esta vez de Oviedo? ¿Qué calle, qué taxista, qué pasto, qué café internet?

Luego cerró el mapa y yo me sentí, como siempre un puntito.

3 thoughts on “Un puntito

  1. Cada día escribes mejor, pinchi Ira. Este es de esos posts que obligan a que uno plagie tu metáfora del mosquito y la use cada vez que uno regrese de un viaje a una ciudad que no conoce (eso fue unn pleonasmo: las ciudades también son incognoscibles).

    Un día vas a estar sentada en un restaurante (en un Vips para darle hiperrealismo) y vas a escuchar cómo en la mesa de junto un perfecto desconocido se refiere a su viaje diciendo que se sintió un mosquito.

    Ese día hasta el café en Vips te va a saber bueno.

    (Nota: Ya quita el link a Escritor de Clóset, ese ya tiene como 4 meses que no existe)

  2. me encantar viajar contigo proque es distinto a lo que veo por al ventanilla del avión hoy a cali, mañana a culiacán pasado a quien sabe que trsite ciudad…

    te lo dije antes soy viajera frecuente clase Y, es decir viajo porque me obliga mi trabajo, rara vez conozco algo más que el hotel y uno que otro sitio para comer, siempre y cuando den factura por eso de los viáticos de otra forma solo club sandwich. Lo del mosquito es cierto, el mundo es demasiado grands pero ¿no es eso lo que hace que siempre uno quiera volver? poder posarte en el hombre de alguin sin que lo note y etnonces descubrir que todo es igual, todo diferente? uyy ya me puse intensa…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s