Pardo Van Dyke

(Sin acentos y/o tildes hasta que le encuentre el idioma a esta laptop)

Puedo dividir al mundo entre quienes veiamos horas el programa de Bob Ross y quienes se doblegaban en un segundo ante el control remoto argumentando bestial e insoportable ridiculez.

(Ni quien los culpe).

La cosa es que yo pertenezco al primer (me gusta pensar ‘selecto’) grupo que lo disfrutaba en silencio. Lo veia con mi mama y mi hermana. Nos encantaba reirnos del shhhiiiinnnoo pintor, sobre todo de su majestuosa transmision con doblaje diferido.

En fin. La melancolica reflexion viene al caso porque Paris, (si, si, la famosa ciudad luz), es color Pardo Van Dyke.

De hecho, la ciudad esta toda incluida en la paleta de Bob Ross.

Los dedos de la mujeres fumando en el frio son blanco titanio: largos, marmoreos, solidos. Blanco titanio.

El Rio Sena es verde bandera, pero al final esta mezclado con Pardo Van Dyke, como lo estan el azul del cielo, el gris de los adoquines, el negro de las patrullas (de las que por cierto, siempre pienso que va a salir el Inspector).

Paris = Pardo Van Dyke.

La gente tambien es parda Van Dyke. Es el primer lugar del mundo donde entro a una libreria, tiro una pila de libros de metro y medio (je) y nadie se inmuta (ni me ayuda a recogerlos por cierto).

Va a sonar triste, pero Paris es de otro siglo. Un siglo bastante menos interesante que este. Son pardos y no hay para donde hacerse.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s