Tres días

El jueves me levanté a la mitad de la noche al baño. Iba casi en estado de REM o MOR, es decir jetoncísima y queriendo abrir la puerta me di un ‘tope chancho’ hijoeputa. Olvidé que le había puesto la calza la noche anterior. ¡Qué madrazo!

Ouch.

Pero esa no es la razón por la que llevo tres días con jaqueca.

Tal vez sea ésta:

El miércoles por la tarde manejé una hora hasta el Vips de las Antorchas que ya ni sé si tiene antorchas o no pero solía ser un punto de encuentro para bikers de los 80s. Cuando llegamos se fue tres veces la luz. A la cuarta se echó a andar la planta y llegó la luz pero no los ventiladores.

Me sentí como en aquella película en Marte de Paul Verhoeven (basada por cierto en una historia de nuestro Philip Kindred Dick) donde justo les apagan los ventiladores a los mutantes para dejarlos morir. Siempre pienso en esa chica de la variedad con cuatro tetas y la enanita puta con las medias de red.

Qué buenos detalles, qué película tan irregular.

Bien, pues siempre que me apagan los ventiladores me siento como la enanita o como la chava de las cuatro cosas esas…siento que me dejan morir.

Y si aparte estoy en la sección de ‘fume usted sin pudor, al cabo qu’el cancer lo regalan’ de un Vips encerrado, me siento pior.

Fue el día en que esta ciudad supo lo que eran 80 kilómetros por hora por otra cosa que no fueran las olvidadas señales de máxima velocidad en el periférico. El día que algunos capitalinos murieron trágicamente, el día en que se los llevó el viento, que se cayeron techos, espectaculares y muchos árboles, incluyendo el arbolito de mi casa.

Pero esa no es la razón por la que llevo tres días con jaqueca.

Tal vez sea ésta otra:

Hace dos semanas alguien me dijo que se hacía tarde para mí y me dio estrés y dije ‘újule ya me empiezo a morir’, aunque como siempre luego se me olvidó y pensé que el muerto era otro.

Pero esa no es la razón por la que llevo tres días con jaqueca.

Tal vez sea que no ví la fecha de caducidad de la operación de los ojos y ya necesito lentes o que las sesiones de terapia están muy perras o que tengo un tumor trepidante y moriré pronto.

(En cuyo caso me convertiré en la Dama de las Camelias y todos tendrán material para escribir un buen melodrama).
recall1.jpg
Ouch, mi choyita. Me sigue doliendo.

2 thoughts on “Tres días

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s