Quiobo

Tengo pegada la palabra quihubo, pero creo que suena mejor quiobo. Más guarra.
Igual me caga porque un colombiano que conozco siempre saluda así y me caga el colombiano.

Quihubo es más chilanguita, pero más, no sé, ‘pidiendo perdón’.

Queobo es de plano para la peda, para cuando llega el güey ese que hace años que no ves a la mesa.

Queeoobo, debí haberle dicho a Monsiváis ese día que salí a beber con Andrei. Fue una noche de puros encuentros.

Primero el buen Monsi en la Casa Refugio, me veía con cara de ‘esta me quiere pedir autógrafo, yo mejor me escondo’ o igual, en mi pinchi veleidad pensé que me veía con cara de ‘esta pinchi vieja me ha entrevistado, casi se me hinca cuando fue a mi casa y ahora ni me saluda. Chuma pues’.

Antes de Monsiváis, mientras esperaba al Atreyu, se me ocurrió pasar debajo del edificio de la revista Picnic. Gerardo Montiel Klint, otra indie-celebrity de la Ciudad, salió a mi paso. Queubasss. Me encantó tu libro, a mí el tuyo. Ah bueno. (Éste me confunde). Y el colmo de la mala suerte: yo traía puesto el mismo pinche saquito color fucccsia que no me pude quitar (parece mentira, pero depués de tanto viaje todavía se me cuatrapean las patas al hacer la maleta) cuando fui con los Klint a Tijuana.
Hasta salgo en una de las fotos publicadas en la revista, allá, en el fondo, con el saquito fiusha.

El Klint me comió viva. Me agarra de las mangas y me dice, ‘y este saquito, ¿es nuevo?’

Luego, con todo y saquito el Andrei, que se veía re bien, me dijo que me veía re bien con el saquito.

Quihobo.

***

Nomás faltó, para que la eterna noche fuera perfecta, que a su servilleta no se le pasaran las Montejo y no acabara espetando a Don Hector de Mauleón, cultísima figura ciudadana de la República de las Letras, director del suplemento cultural del Uni, en el que por cierto, siempre he querido colaborar.

Pinches Montejo sueltalenguas.

Que si yo soy aquél, que si el Uni es una porquería, que si tu cuento en el libro Todo sobre mi madre, ¿cuál cuento? ¡Claro que sabía cuál cuento! Casi me hace chillar el cabrón, pero con las Montejo se me hizo que era mejor fingir que no lo conocía.

Quioobo ¿malacopeando otra vez?

2 thoughts on “Quiobo

  1. Ja…y también tengo otro correo en gmal: quihubo17…el quihúbole y/o el quihubo están ligados a mí desde siempre, como una forma de saludo, lo que me zurra ahora es que un tal Jordi y Gabi Vargas lo traigan de acá para allá…te encuentro por la liga que pone Pedro Miguel hoy en la Jornada…felicidades por tus escritos…hay otro saludo que me encanta: ¡¿qué pex?! o sea, qué pedo…jajajaja…me encanta también…saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s