Verticales verticales

No sé cuál es el problema en esta ciudad con la verticalidad (¿o en este mundo?).

¿Por qué necesitamos siempre un tipo más arriba y siempre un tipo más abajo de nosotros?

En el bar un grupito de escuincles se metieron unas latas de cerveza. Querían disfrutar de la música y del ambiente pero sin pagar el triple por un trago. Se les hizo fácil, pus qué, pasamos al Oxxo antes de entrar.

Claro que los cacharon y los corrieron a patadas. Ok. Tampoco es como si los bares vivieran de proveer entretenimiento caritativo.

La cosa es que mientras se las hacían de jamón a los hombres, un gorililla se quedó ‘registrando’ a una de las chavas. Blandía su lamparita, se la dirigía a los ojos, a las tetas. Le removía la chamarra que tenía en las piernas una y otra vez . Supongo que para buscar más latas escondidas quién sabe dónde. Le abría y le cerraba una bolsita de mano donde no cabría una lata entera.

Hasta que me encabroné.

Óyeme, respeta. Metieron cervezas. Y eso qué, respeta cabrón. Es una chava sola. No viene sola. No, pero la dejaron sola aquí. Tú no te metas. Ah chingá. Por qué te metes si ellos fueron los que se metieron unas cervezas. ¿Y?

De pronto llega otro chaparro de camisa a rayas. Gorililla=camisa negra, camisa a rayas=escalafón. Yo soy el gerente y estoy verificando (sic) que no se ha cometido falta de respeto alguna. Pues yo soy cliente de este antro y pido respeto. Yo soy el gerente y estoy verificando que metieron cervezas. Yo soy el gerente y tú quién eres. Yo soy Ira pendejo. ¿Eh? No tendría que ser nadie más para decirte que respetes. Yo soy el gerente y estoy verificando, tú quién eres…

Algún día quisiera escribir un cuento largo largo sobre todas las charolas que enseñamos en este país para conseguir cualquier cosa, incluso un poco de respeto.

En fin.

***

Otra expresión más sutil de nuestra verticalidad es la forma en que conversamos los chilangos. A menos de que sea una plática privada con un verdadero cuate, aquí nadie escucha realmente a nadie. Ayer en el antro nos dimos cuenta de que en México apestamos en aquello de mantener conversaciones. Los colombianos con los que íbamos tenían una insólita capacidad para expresar sin pudor sus opiniones.

Hasta podían decir que NO sabían de algún tema. No pasaba nada.

No recuerdo la última vez que un chilango me dijo: no sé nada de eso, a ver platícame.

3 thoughts on “Verticales verticales

  1. Qué chistoso… ayer me pasó algo similar pero con unos patrulleros (así se les dice, no?). Y, verdá’ de dios, yo no estaba haciendo nada malo. Nomás les gusta andar charoleando.

    “Yo soy Ira pendejo”… suena bonito.

    Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s