Googleando: “crisis”

Bueno, qué esperaban. Por internet me enfermo, por internet me curo:

5. ¿QUE ES UNA CRISIS?:

Definición de crisis: Una crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente, por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas, y por el potencial para obtener un resultado radicalmente positivo o negativo.

Advertisements

Satanás

Las proyecciones de películas para periodistas son un cuento. Los periodistas son gente con el span de atención de un niño de seis años, no porque sean tontos, sino porque tienen al mismo tiempo doce cosas urgentes que terminar antes que acabe la mañana.

Salen a hablar por teléfono, están jugando, se avientan palomitas (sssii, las distribuidoras a veces dan palomitas) o de plano van con la novia a cachondear (lo juro lo juro, yo lo he visto) y la peli bien gracias.

Es divertido porque a pesar del desmadre que se traen, hay cierto respeto: el celular lo traen en modo de silencio, el faje no suena o se van hasta hasta atrás y el aventón de algún pedazo de galleta no suele ser en momentos desafortunados. Son periodistas, hasta eso tienen buen timing. Con no clavarse y tomársela con leche es más que suficiente.

La onda es que hoy una chava llevó a su mamá. Y qué mamá, jesús. Yo pensé que esas señoras sólo las dibujaba Quino o Jim Henson.

De esas señoras con una estola de plumas, papada a la Jabba The Hut y peinado alto. Yo miraba la desproporción de su cabeza con respecto a su cuerpo, sus cachetotes, su estola/bufanda brillosa y pensaba: la física miente, ¿cómo es que esta señora no se cae de boca?

Como buen personaje de Jim Henson, además, se la pasó tapando el proyector, cambiando de posición y, lo que es mejor, hablando sobre la ‘barbaridad’ que ocurría en pantalla.

¿Y qué esperaba la hija con una película sobre un asesino colombiano, un sacerdote cogelón y una madre homicida?

(Por cierto, qué chingón es Damián Alcázar, tiene enorme variedad de registros).

De plano, la señora se salió cuando la madre homicida, encerrada en una mugrienta celda, tomada de espaldas y en cuclillas mea alegremente en el piso mientras recita un pasaje de la biblia y luego arranca una página para limpiarse.

Bueno, ya era mucho.

Mi vida se pone divertida, pues. Fue lo que quise decir.