Pintándonos las uñas

La ladies’ night salió fantástica. Nunca en mi vida me la había pasado tan a gusto en compañía de cuatro mujeres.

Supe que iba bien cuando llegué a casa de la primera y de inmediato sacó su cajita de té. Me dijo, ‘es una jotería, pero ¿a poco no está preciosa?’ Le contesté que ya que andábamos de jotas, que me prestara su barniz de uñas ese que me encanta. ¡Limando y platicando que esta es una ladies’ night de a devis, chingado!

Todo estuvo taaan joto, me sentí taaan abrazada, tan en confianza. Nos contamos vericuetos, nos reímos de nuestros amores, nos abrazamos porque nos sentíamos igual de perdidas y luego fuimos por las demás.

Llegamos a la cantina, ese lugar donde aquí su servilleta domina. An’luego se ve que estas no chupan, pensé. Aquí se piden chelas ¿qué no? Traígame una Bohemia. Claro que no: las mujeres piden cosas con menos calorías, como vodka y whisky. Y claro, piden eso tan caro porque piensan que sólo se van a tomar UNA en la noche. Me dieron ternura, las quise mucho de repente.

Es decir: ahí me cayó el veinte. No estoy chupando con mis amigos, esta no es una carrera a ver quién se pone pendejo primero. Qué situación más rara. Y qué linda.

Cuando salíamos a fumar nos perreaban durísimo (no puedo dejar de notar la tremenda energía erótica de cinco mujeres ríendo juntas) pero no traíamos ganas de hacerle caso a nadie, más que a nosotras.

Fue una noche muy interesante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s