Encontronazo

Mi muy particular ‘encuentro de escritores’ en una sola noche.

Unos estaban comiendo pastel en el Covadonga. Parecían contentos, fueron a pagar respetos bien merecidos. Felicidades por cierto Mr. Ch.

Más tarde en la noche, la otra camada de escritores chupaba en una casa llena de vodkas raros y bebés dormidos en otros cuartos. Allí bailé salsa con uno que me dijeron que trabajaba de payaso los fines de semana. ¿Habrá sido cierto?¿Cómo es que uno puede bailar con alguien que jamás ha visto? ¿Lo reconocería si lo viera con la cara pintada de blanco? Y eso que bailé con él. El gato de un amigo y ver a mi amigo, sentir entrañas por él, aún sin verlo casi nunca, me hizo feliz.

Misma noche, más tarde o más temprano ya ni sé, otros escritores nos encontramos en la Avenida Álvaro Obregón. Mr. Saavedra incluído. Mauricio Bares estaba allí porque presentó un libro. Al despedirse me dijo que ya me había visto en otra fiesta. Si si yo también. En varias. ¿Y por qué será que vamos siempre a las mismas fiestas y no nos saludamos, nomás nos despedimos?

Platiqué de la Colonia Buenos Aires con alguien que yo sólo conocía por blog. Me cayó requete bien con su sombrerito.

Del escritor con quien conecté a nivel peda no puedo recordar su nombre. Lo único que recuerdo es que me decía que yo no era Teresa Margoles. ¡Y qué bueno! pensaba yo, mientras chocaba mi dosequisambar o mi indio o algo que traía yo en las manos. Me contaron cosas de los ausentes que ya no sé si fueron chisme o ficción o las dos cosas.

Que si un tal Herrasti se apellida Fernández (antes del Herrasti) pero no va a permitir que lo confundan con un vil cantante de ranchero. Juar juar. Así, tantas cosas.

Una de las mejores cosas de la noche fue zamparme un taco de bisté con Rafa mientras le decía, con esa extraña sobriedad que a veces me dan cinco chelas, que su Lejos del Noise ha sido mi libro de cabecera en este mes de extrañezas. Ningún otro libro me habla tan claro. Le dije con toda el alma Gracias Rafa.

Sonrió así:

Aquí el fragmento donde Lejos del Noise hizo contacto con lo que yo estaba pensando justo hoy:

“La vida: un disparo y punto final.

¿Qué va a cambiar entre el día de hoy y mañana? Algo, todo, nada, Nevermind, las cosas pasan por una razón. A veces no pasan por la misma razón. Estamos hartos de ser razonables. Si no te haces preguntas, no te decepcionas. La mayoría de las veces todo nos decepciona. ¡¿Darnos cuenta?! Fuck, ni siquiera lo entendemos.

Whatever.

Para qué queremos preguntas, para qué queremos respuestas, si ya sabemos que de lo que pasa no tenemos ni puta idea.

Game over!

Game over!

Game over!”

Este animal vivo que es Lejos del Noise fue publicado por Editorial Moho en 2003. Esto lo saqué de la página…ajá, no tienen numeración las páginas son muy contraculturosas, bueno, el libro, todo un tesoro, está en Tower Records Altavista. El otro día lo ví y cuesta 100 pesitos.

3 thoughts on “Encontronazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s