Bergman y el café

Fuimos a ver Persona de Bergman, adaptada a teatro por Giménez Cacho. Estuvo tan conmovedora que sentimos la necesidad de tomarnos un café después.

No sé si fue el estado alterado en que nos puso esa obra o que últimamente conectamos como imbéciles pero me contó y le conté todo. Me sentí muy afortunada de tenerlo como amigo.

Cuando él habla, cuando me cuenta cosas, yo veo el amor de otra manera. La intensidad con la que destellan sus ojos cuando nombra a una mujer me resulta fascinante.

A veces mientras me habla, en lugar de escucharlo pienso en musicalizarle la plática.

Mientras más canciones se merece una historia, más me gusta.

Le traduje esta canción (a él no le importa nada el rock ni el inglés). Para tu historia, le dije:

Luego se la puse en el coche. La oímos tres veces hasta que se metió al otro asiento y me robó mi cd (yo le robé una peli antes con deleted scenes, así que me dejé).

Ni falta que me hace el cd para irla cantando todo el camino de regreso.

Sigh. La noche en esta pinche ciudad es de lo mejor que se le ha ocurrido a dios.

2 thoughts on “Bergman y el café

  1. Qué buena rola!! Y es guapo Giménez Cacho, esta rola sí da para pasar al asiento de atrás. Es raro ya no usar coche, como que una pierde escenarios sensuales. – La bici da para otras cosas, más para el ligue casual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s