Achúu

Si las películas no me abrazan no sé qué voy a hacer. Ayer se me notaba cómo vengo claramente desconcentrada.

Suelto libros, cómics, conversaciones, posts y dios sabe qué más voy dejando tirado por la calle. No me puedo asir a nada.

La concentración no es una cosa de un momento, es un estado que me dura meses y sinceramente no sé qué hice que la perdí. Tanto viaje quizá: ayer me sentenció un amigo como que no quiere la cosa: “es que los viajes también son viajes  en el tiempo”. Allí junto a unos tacos y sin anestesia.

Así justamente, así se sienten. En Oaxaca me desfasé. Me fue re bien, pero me desfasé. Quizás estoy en la semana antepasada, algo de mí sigue sintiéndose triste y no se acuerda que ya tenemos más lecturas y que andamos en momento haikú-zen y nada más nos importa.

Traigo una especie de gripa en el cerebro que sólo me permite pensar en lo básico: comer, dormir, tener frío y de vez en cuando desear. (En mí las gripas tienen efecto cachondístico).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s