La ingenua

Ahora con el conflicto en Gaza acabo de recordar algo que ya me arruinó un poco la mañana.

Me volví periodista porque pensé que cuando yo creciera, los periodistas de guerra ya no iban a ser necesarios.

Para mí, la guerra era una cosa que algún día iba a acabar. Mi primo Guillermo, entonces corresponsal del Excelsior, había estado, según yo, en la última, la de los Balcanes. El muro de Berlín había caído, eran las últimas reconfiguraciones del mundo. ¿Quién se atrevería, excepto algunos desorientados que pronto iban a morir, a despertar a los dragones de la guerra, si ya sabíamos exactamente en qué acababa eso?

Pensé que cuando yo me graduara de periodista, la gente iba a querer más análisis, periodistas que contaran una parte de la historia como si fuera noticia, just for kicks; periodistas que redescubrieran la forma moderna de ser ciudadano del mundo. ¿Guerra? No, eso es algo para gente vieja, para mi primo que es de otra generación, mis papás, gente mayor.

Qué burra, caray.

Update: Estoy en la Rosario Castellanos, esa librería de la Condesa que funciona lo mismo como baño público, dormitorio del trashumante capitalino o café internet de avanzada. Voy a comprar Al Otro Lado, la más reciente novela de Yépez. Se me ocurre que este país —que el año pasado mató a la friolera de 5 mil personas de forma violenta, y eso en cifra extranjera oficial– además de periodistas requiere ahora Novelistas de Guerra. Bien por Yépez. Le guste a uno o no su narrativa, él está haciendo esa chamba que otros desprecian.

Cuentistas, matemáticos, filósofos, ingenieros, comiqueros y hasta abarroteros de guerra. Vamos a necesitar a todos si esto sigue igual.

4 thoughts on “La ingenua

  1. Este tipo de acontecimientos hace que me sienta como dices, burra.
    Burra, porque nada hago para que dejen de ocurrir, porque me quedo en mi casa leyendo blogs, porque a pesar de que en el mundo hay gente que muere de hambre, me doy el lujo de estar a dieta.

  2. Corresponsa(b)les de la historia reciente es también lo que se necesita ahora. No se aprende de la historia, por lo que se ve a diario. Pero vaya que ayuda conocer lo que nos puede pasar. Este año escribo la odisea de Oesterheld (en novela). Me encantará tenerte como lectora.

  3. Pos es que es arriesgarse mucho. Sí han habido ejemplares dignos de seguir (la más obvia referencia es Kapuscinski) pero es un camino muy retesacrificado , mis respetos para quien asume la escritura como arma.

  4. Cuando me volví reportero lo hice porque desde pequeño pensé que los corresponsales cambiaban el curso de las guerras para que ganaran los justos, pero ahora no son los corresponsales sino los patrocinadores… por eso ya ni trabajo
    me gusta tu blog, llegué por culpa de Adrian Mora

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s