Escribir de…

Que monserga escoger.

¿Cómo hacemos para no volvernos idiotas con tantas opiciones?

Mi columna de este mes puede ser de dos pelis. Yo escojo.

Si hablo de una encontraré primero placer y luego zozobra, si hablo de otra encontraré primero zozobra y luego más zozobra.

No faltará quién me tope en una fiesta y me diga “Leí lo que escribiste sobre es a peli, ¿no te parece que eres muy dura en tus opiniones?” A lo que me being me, contestaré “Esteee, si, bueno, no me hagas mucho caso, ni siquiera recuerdo lo que escribo”, aunque realmente estaré pensando “Putamadre, en este país hasta lo que no se comen les hace daño” o bien, si el tipo es medianamente listo, me quedaré callada y correré al Sanborns más cercano a releer mi columna y pensaré, “¡me lleva el diablo, qué madres estaba pensando cuando escribí esto!”

Así que cuando la vida se pone guapa con sus opcioncitas, siempre me queda la satisfación de que el pinche destino es tan cabrón, ya sabe de antemano cuál voy a tomar.

***

Mi primera opción era el portugués, quizás porque tengo ganas de morriña, o quizás porque tengo ganas de cantar; luego quise italiano pues quiero leer a Pavese y luego terminar el francés como si eso me fuera a acercar mágicamente a Derrida o a Barthes. El alemán era para leer a Kafka y a Trakl.

Parece que este semestre estaré leyendo a Pessoa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s