Snap back to reality, oh there goes gravity

Ya pues, tengo que decirlo: el imbécil que piensa que el pozolero es cool, nomás porque antes lo vio en una película de Tarantino, por mí puede morirse con dolores insoportables y Alzheimer invasor.

No puedo creer cómo es pendeja la gente. Hace mucho que no escribo peladeces en este blog, pero mis oídos curiosos luego escuchan comentarios que me hacen pensar, con estas precisas palabras: la humanidad vale para pura chingada.

La risa es un arma imbéciles, no un sucedáneo.

“Ja ja, qué padre lo del pozolero, nuestro narco por fin se está profesionalizando”. Tres veces pendejos.

***

Tampoco soy fan de Ciro Gómez Leyva, pero hoy escribió en Milenio algo acerca del conteo de muertos. No me parece poca cosa, así que lo reproduzco íntegro.

¿Qué hacemos con los 300 del Pozolero?

Miércoles, 28 Enero, 2009

Sé que no es elegante reducir este caso a un asunto de aritmética, ¿pero en qué contabilidad ponemos a las más de 300 personas que dice haber pozoleado el Pozolero?

Con Roberto López, soy corresponsable de impulsar desde hace 25 meses el recuento de ejecutados de MILENIO en la guerra contra el narcotráfico. Van 170 en diciembre de 2006, 2 mil 773 en 2007, 5 mil 661 en 2008 y 383 al lunes 26 de enero de 2009.

Roberto y su equipo han ido perfeccionando la metodología. Sólo entran a la lista negra los ejecutados con algún registro oficial. Pero los del Pozolero nadie sabe cuántos son, ni cuándo ni en dónde los mataron. Se tiene únicamente la confesión, al parecer más que verosímil, que él mismo hizo el viernes.

El problema es que la verosimilitud no se suele llevar con la estadística. ¿Qué se debe hacer entonces con los “por lo menos 300 cuerpos”? Roberto dice que no se cargarán a la lista, que en todo caso habrá que crear una paralela, la de desaparecidos. Buena salida metodológica, pero muy corta para ayudar a comprender la magnitud del fenómeno de sangre que se vive en México.

Independientemente de en dónde se ponga a las almas que pasaron por el perol del Pozolero, el endemoniado descubrimiento prueba que la contabilidad más confiable de muertos en esta guerra, la de MILENIO, es apenas un acercamiento a la dimensión de la masacre. Ahora tendremos que decir: 9 mil muertos en lo que va del sexenio, sin contar desaparecidos.

¿Y cuántos pueden ser los desaparecidos? Los que la imaginación o el interés de alguna de las partes quiera calcular. Alguna vez escuché al presidente Calderón referirse a una cifra negra que duplicaba la oficial. Hablaba, claro, de los años previos a su gestión.

***
Nomás para seguirle con la reality, acá hay una nota de Dow Jones Newswire que pasó sin pena ni gloria. No me siento muy capacitada para hablar (casi nunca) de los conflictos centrales, quizá por eso me interesan las historias paralelas.
Mientras la comunidad judía se rompe los huesos por decidir su postura; mientras algunos mal informados mexicanos satanizan el conflicto para luego darse la vuelta y encoger los hombros; mientras algunos bien informados gringos desarrollan una especie de malsano comentario silencioso… algunos cubanos ven el judaísmo como un boleto a otra parte.

5 thoughts on “Snap back to reality, oh there goes gravity

  1. Para que no digan que no rompemos récords. ¿Y luego? Así las cosas. ¿Y luego? Contamos miles de muertos, no por desastre natural, no por una guerra declarada entre fuerzas que se reconocen oficialmente como enemigas y con apoyo popular de ambos o varios lados, no, por puritito crimen organizado y corrupción endémica. Ya los contaron y los siguen contando. ¿Y luego?

    ¿Así las cosas?

    ¿Qué se va a hacer?

  2. Hola Tryno, Hola Ernesto.

    Se trata DEL TEMA. No creo que en nuestra vida adulta nos toque algo más relevante, más profunda y odiosamente transformador que esto. No como mexicanos (qué mierdas es eso, me pregunto yo), sino como personas que comparten algunos referentes y amores: es la crisis del narco que le contaremos a nuestros nietos si antes no nos matan o tenemos que emigrar y aún así, formaremos parte de esta historia.

    No creo que nos toque a nosotros por la naturaleza de nuestra profesión detener la masacre, pero si documentarla.

    Ejemplos hay muchos.

    Harmodio propone en su blog la legalización de la industria de las drogas y aunque no pienso que sea factible, quizás invita a la reflexión.

    Yépez, quien aún vive y trabaja en Tijuana, escribió una novela (Al otro lado) que narra ese vértigo y la sinrazón, con todos sus asegunes, pero con todos los tanates de los que es capaz. Lo ve y hace lo mejor que puede con eso: lo narra.

    ¿Qué hacemos? Creo que lo que estamos haciendo, pero con más ganas. No hacen falta muchos güevos, nomás dos.

    Sé que las novelas y los blogs no reviven muertos, pero sí reviven vivos. Yo no puedo cambiar el tema de mi novela nomás porque el pinche país se cae a metrallazos, tampoco es así.

    Pero sí entiendo que nos toca elegir mejor nuestros temas de conversación, los temas que proponemos en los periódicos o revistas en los que escribimos, las preguntas que nos formulamos, en los libros que escogemos leer y en los que escogemos escribir.

    Eso para empezar.

    ***

    Yo tengo la sospecha de que la metralla y el encobijado cotidiano no tarda en llegar al Defe, concretamente al sudponiente del Defe, que será justo cuando estos cabrones empiecen a pensar que este no es un conflicto ‘de jodidos contra más jodidos’.

    Ya en Zacatecas, por ejemplo, hicieron que un pueblo entero emigrara, pues localizaron a todos los que recibían dólares de sus parientes en EU y los hicieron toser la pachocha. Los secuestraron, a algunos los mataron. Como el pueblo vivía EXCLUSIVAMENTE de remesas, pues los que pudieron se fueron de allí. Ahora es un pinche pueblo fantasma. Narco meets mojado meets Pedro Páramo.

    La semana pasada me platicaron que están cerrando los Starbucks en colonias bonitas del DF para robar, pero sólo van por las laptops de los trajeados que encontramos allí un sitio menos solitario para trabajar. Parece que ya ni se detienen en las flacuchas carteras de los comensales.

    Traen cuernos de chivo: son narcos, ya están aquí.

  3. “Sé que las novelas y los blogs no reviven muertos, pero sí reviven vivos. Yo no puedo cambiar el tema de mi novela nomás porque el pinche país se cae a metrallazos, tampoco es así.

    Pero sí entiendo que nos toca elegir mejor nuestros temas de conversación, los temas que proponemos en los periódicos o revistas en los que escribimos, las preguntas que nos formulamos, en los libros que escogemos leer y en los que escogemos escribir.”

    Eso.

  4. “No hacen falta muchos güevos, nomás dos.”

    Siempre he dicho eso, pero parece que la gente en lugar de agarrarlos con ganas nomás los acaricia.

    Por otro lado, creo que la gente aún no está del todo consciente de lo que está pasando en el país; y esto es en gran parte por el pan y circo que montan los medios. No se está diciendo toda la verdad, habría que empezar por ahí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s