Oír secretos

Es una fantasía hypernarcisa, pero un día, cuando me muera, quiero oír mis secretos contados por otras personas.

En algunas cosas no conozco el pudor.

Voy a acercarme a ella, que en ese momento estará  relatando cómo me sentía yo cuando viví eso que no se supone que debía haber vivido… usará frases como “es que en realidad no se daba cuenta”, “pasaba por una racha de euforia o de extrañeza” o un muy ligero y melancólico “así era ella” y contando mis secretos seguramente estará contando realmente los suyos, la fantasía de ser yo, o la fantasía de ser ella, mojándose los labios con un vodka morado, muchos hielos y una cobija.  Ojos brillantitos, como de quien ve llover sin mojarse, sonrisa, abrazada quizás de un hombre.

Sentada detrás de ellos dos estoy yo sentada, ya muerta, pensando en los pequeños detalles, en cómo la boca de otro y el tiempo de otro deforma como un espejo de feria.

Pensando en lo que nunca dije y cómo quise decirlo, en cómo tendría que haber vivido para que eso no fuera un secreto y si eso hubiera valido la pena.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s