Falta algo

Ella pregunta ¿qué falta? Ya dijimos las palabras en portugués para pelo, cachetes, ojos, nariz (niños es ‘el’ nariz, no ‘la’ nariz, acuérdense) y es el tobillo pero es también el talón, no parece haber dos palabras que separen esas partes del cuerpo.

Y nos dice que un ser cachetoncito es ‘bochechudo’ y que alguien que tiene la cara alargada la tiene ‘comprida’ y nos dice cómo se dicen los ojos, los dientes, la boca, el cuello (que en realidad suena a pezcuezo o pezcoso or something, a lo que todos respondemos con un jijiji medio idiota) y pregunta si falta algo. ¿Falta algo? Ah sí, y escribe en el pizarrón algo de los pies, las rodillas y hasta los codos.

Quiero interrumpir: ¿qué nadie se da cuenta de lo que falta?

¿Qué nadie quiere saber cómo se llama eso tienen entre las piernas; la única parte del cuerpo que nos hace vivir en el presente porque sólo en el presente se le puede hacer el amor a alguien? Todo lo demás (que si me rompí la uña, el tabique, la nariz, me depilé, me quemé la mano, me la corté aquella vez, que si comí de más tomé de menos, vi mucha tele) vale para pura factura pasada.

Mi sexo es presente, quizás futuro, nunca pasado.

Quiero saber cómo se dice presente (y urgente) en portugués.

Y estoy a punto de preguntar pero ya antes fui víctima del escrutinio porque dije que no era católica y que mis padres habían tenido el enorme buen gusto de no bautizarme ni nada.

Todo mundo me había mirado medio feyo. (Low profile Ira, low profile, just once, just one fucking time in your life). Preguntar cómo se decían ‘las cositas felices de uno’, bueno, hubiera sido un exceso.

Advertisements