El día que los mexicanos nos percatamos de nuestro mal aliento

No sé los demás, pero eso es lo que me ha enseñado el tapabocas. ¿Te cae que así me huele la boca? Mis amigos dicen que no, que tienes estar muy cerca para oler tanto, pero por si las dudas me fui de inmediato a comprar un simi-bote de clorofila líquida y muchos chiclitos de yerbabuena, después de hacerme un profuso enjuague bucal.  Aún siento que huele raro.

(Por si a alguien le interesa, creo firmemente que hay que quitarnos el cubrebocas ya. Nos vemos medio idiotas, como posando para la foto internacional y nomás le damos negocio a los viene-viene convertidos en agentes de salud. Es obvio que no podremos mantener esta anomalía todo el año. Le encuentro una utilidad apenas: te recuerda no llevarte las manos a la cara, pero lavarse las manos constantemente reduce de modo más certero la posibilidad de contagios).

***

Gracias a todos los que ayer y hoy hicieron que este blog llegara a un pico insospechado de visitas. Gracias sinceras. Lo único malo (totalmente cosa mía) es que hoy en la mañana me disponía a postear flojita, con lagaña y todo cuando…madres… me asomé de bestia a revisar las estadísticas. De inmediato se apoderó de mí ese viejo estado de inadecuación, la idea de que no importa cuánto lo intente, empezaré a echarlo todo a perder. De ahí el repentino silencio.

***

Bueno y por lo demás, estoy exhausta. Si algo me está enseñando esta crisis es que el miedo es una pulsión extraordinaria, pura, intensa, demoledora y harto interesante (¿había dicho que me meto a las pelis de terror sola para retorcerme de miedo?) aunque tremendamente agotadora.

Ayer busqué las riendas de mis pensamientos en un libro y las encontré. Como soy yo, lo mejor era una terapia de choque: The Road de Cormac McCarthy me regresó a mis cabales…piensa, siente mucho mucho mucho miedo y contrólalo.

Ya estuvo.

Ahora sí estoy lista para regresar a mentárles la madre a las farmacéuticas, que ya sabían que esto podía ocurrir y vinieron a poner un laboratorio hace unos meses ;a los panistas, que están usando esto para ganar terreno en el control de la vida privada y ya le midieron el agua a los tamales en cuanto a reacción-miedo de las personas (ahora saben que with fear dances the people); a los diputados y senadores que están aprovechando para pasar leyes fastrack en el momento en que todos andamos en la pendeja; a los tapaboqueros clandestinos, que hicieron de un pinchi trapo un artículo de primera necesidad que se cotiza hasta en 100 pesos; a los blogueros y famositos de espíritu condesero que ni en un momento así dejan de ser aspiracionales; y sobre todo a mí que la curiosidad no fue suficiente para obligarme a salir a VER lo que estaba ocurriendo y por un momento me quedé pasmada frente a una ventana tan parcial de la realidad como es el Internet.

No mames Ira.

***

Acá una foto que me cedió Dante de cómo sigue la ciudad estos días.  Me gusta por sutil.

_mg_8521

Y esta es una foto mía sobre la ausencia en Av. Insurgentes. ¿Imaginan qué difícil no ver ni una sola persona sobre una avenida principal a las 9 pm en una ciudad con 20 millones de cabrones? El miedo nos la puso melancólica.

dsc01333

***

Do you remember that little boy, Papa?

Yes. I remember him.

Do you think that he’s all right that little boy?

Oh yes. I think he’s all right.

Do you think he was lost?

No. I don’t think he was lost.

I’m scared that he was lost.

I think he’s all right.

But who will find him if he’s lost? Who will find the little boy?

Goodness will find the little boy. It always has. It will again.

The Road by Cormac McCarthy, 2006.

2 thoughts on “El día que los mexicanos nos percatamos de nuestro mal aliento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s