A la vida le hacen falta subtítulos

Otra semana de “big mouth strikes again”.

Si la realidad trajera subtítulos yo podría hablar muy fuerte, ladrar alguna opinión de esas absolutas que son mi peor vicio y el otro tranquilamente leería “en realidad lo que quiero es rebotar esta idea, a ver qué tan buena es, estoy haciendo conjeturas en voz alta y me encanta que pienses diferente porque así me siento más acompañada; la diferencia, saber que hay otro punto de vista, siempre me hace mejor”.

Mientras yo digo “No no no no”, el otro podría leer “Sí sí sí! Me encanta jugar frontón de ideas, ahí te va un pase”.

Me siento como un perro emocionado que al ver la correa salta de gusto y ladra tan fuerte que el dueño se asusta y en lugar de sacarlo lo encierra.

La pinche vida no tiene subtítulos y yo  muero por la boca muero muero muero articulando palabras.

***

Respiro hondo, como siempre, me avergüenzo un poco  y sigo en lo que estaba, pero le dejo que esta canción como un dulce aviso a todo aquél que se enfrasque en una discusión conmigo: algún día en vez de discutir pendejadas, los voy a sacar a bailar.

One thought on “A la vida le hacen falta subtítulos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s