Concentrarse y no sentir

Está del nabo darse cuenta de que a veces, uno realmente no tiene nada que decir.

Hoy todo es más grande que yo y no tengo ningún funny remark sobre nada.

Me erosiona ver cómo se burlan de nosotros los diputados, cómo se ha vuelto una práctica común ir a rematar gente en los velorios.

Me seca las ganas que alguien diga “en realidad, esto siempre había estado igual, nomás que ahora nos enteramos más”.

What?

Se refería a que siempre han matado gente en México, pero que ahora ‘ los medios nos lo informan todo el día’.

‘Así hemos estado siempre’. ¿Es una vacuna para concentrarse y no sentir (como Mafalda cuando toma la sopa)?

La cárcel de uno solo

Traen colgando sus propias rejas. Te sonríen desde el otro lado de su ventanita. Se creen que alguien los metió ahí en ese calabozo, no recuerdan quién ni cuanto tiempo llevan dentro; si tan sólo pudiera salir de allí, serían felices.

Se enojan si les dices que todo es como en la caricatura esa del dragón, la princesa y el perrito con nariz suelta. La chingada llave la traes puesta.

Nunca vi el final de Ahí viene Cascarrabias, pero el lore sugiere que la llave de la cueva de las Orquídeas Susurrantes estaba en la punta del globo en el que viajaban.