Lo’ Bicle

Ayer pudo ser el día de los Beatles -mainstreamoso si se quiere-, en el que se abría  la posibilidad de  que los fans viejos empezaran a odiar a los nuevos por wannabes y esas linduras cotidianas, ayer casi tocamos la posibilidad de abandonarnos hablando de música: cuánto me cagan&gustan los Beatles o de videojuegos cuánto me caga&gusta el RockBand o de wannabes cuánto me caga hablar de cosas tan nimias como los Beatles y el RockBand, hablemos mejor de la cábala, el 090909, hagamos el amor este día, formemos un hijo, pongamos un negocito, vayamos al cine, abramos una nueva cuenta de twitter…

…ocurrió que un boliviano dizque secuestró un avión con dos latas de Jumex llenas de tierra y lucecitas. AJÁ, ajá.

Entonces tuvimos que dejar de pensar en los Beatles y el RockBand y el padre y el hijo y volteamos a ver el deplorable estado del Estado y todos sus integrantes.

Leímos, desconfiamos, nos reímos, sabemos que somos parte de la farsa. El boliviano pudo ser un loco cualquiera, pero también pudo ser parte de una estúpida conspiración-cortina de humo y ¿qué clase de gobierno tenemos si fue así? ¿y qué clase de mundo tenemos si NO fue así?

¿Qué clase de mierda nos habrá caído repetidamente en la cabeza que debemos desconfiar de cualquier cosa que nos dicen?

¿Qué clase de mierda preparan que DEBEMOS desconfiar de cualquier cosa que nos dicen?

Estoy tan cansada.

Ayer quería pensar en los Beatles, escribir un post sobre la letra de While my guitar gently weeps, enjuagar mi pobre esperanza en este país, esperanza en que esta ciudad y esta calle no estén convirtiéndose en lo que parecen transformarse a diario; with every mistake we must surely be learning, still my guitar gently weeps.

Solo quería desentenderme un puto día, pero está visto que en este país no se puede ni divagar a gusto.