Modest mousy

Los animales están nadando en los ríos y el universo está formado exactamente como la Tierra y si te sigues derecho no llegas a ningún lado y así tenemos que las curvas sirven para regresar y para largarse también.

Y el universo está formado exactamente con la Tierra y si te sigues derecho no llegas a ningún lado, en los ríos, en los océanos los animales nadan, aunque se ahoguen, nadan y si se van derecho no llegarán a ningún lado.

Esta es mi llanta de caucho que flota en el Atlántico y nadie puede decir si voy a caerme, quizá llegue a algún lado, a un tercer planeta, a una orilla o a la orilla de una llanta de caucho más grande.

Si me sigo derecho no llegaré a ningún lado y todos los animales siguen nadando derecho, derecho ¿cómo puedes nadar derecho y no llegar a ningún lado?

El universo está formado exactamente como la Tierra.

Esta noche

Hoy vienen los muertos a la casa. No tengo nada preparado, no sé qué les voy a decir.

Ustedes disculpen el tiradero, pero estamos remodelando. Ahí donde estaba tu sofá pondré el mío y donde ponías luego tus plantas, puse las mías.

Esa humedad de las paredes desaparecerá, es que, verás, hace 20 años que tú estabas ocupado muriéndote se inventaron unos químicos buenísimos que por fin acabarán con la pesadilla de los honguitos.

Pero siéntense, siéntense, ¿cómo han estado? ¿Han viajado por separado, van juntos, tienen boletos de primera clase o nomás nos alcanzó en esta familia para business? Claro, yo viajo en turista, pero es que yo estoy viva ¡y eso es carísimo! No se puede una dar uno esos lujos. Nomás muerto.

Acá todo igual.

Bueno, no. Vamos a ver…

¿Cuando ustedes se fueron el país ya era de Carlitos? No, bueno, ahora tenemos unas tiendas de raya que se llaman Sanborns, sí sí, ¿se acuerdan de aquél Sanborns donde se conocieron? ¿Qué cosa, no? Quién lo hubiera pensado.  Antes tan feucho que estaba. Sigue estando, si.  ¿Eh? Aaaah claro, las enchiladas siguen igual de buenas, eso sí.

Mmh, qué más les cuento… aaah, bueno. Está lo de la Compañía de Luz, (también pasará, dicen las malas lenguas, a sus manos) pero ahí ni nos metemos que ya tengo menos amigos por ese tema. Y también lo del petróleo, dicen que se nos acaba pronto. Igual para cuando se acabe ya no habrá mexicanos en el país. Todos se van a pizcar algodón o becas en otras partes. Las escuelas, no bueno, esas ya no enseñan, qué van a enseñar si ahora tenemos un presidente que sale a dar discursos borrachito, ajá, borrachito. Y otras lindeces. Pérense, ¿pus hace cuanto que no nos vemos?

Pucha, ya un rato.

Qué gusto, qué gusto verlos, que gusto que sea Día de Muertos o Jalogüín…me da lo mismo, me gustan los dos nombres, las dos tradiciones.

Lástima que aunque sean dos, son una sola vez al año.

Sin amargarse porfis

Es que DEBE haber una manera de ser consecuente y aún ponerse chambón y pendejón y poder reírse de todo.

Debe haber una manera de no ser políticamente correcto sin ser un idiota que esconde su racismo o su sexismo o su débil infantilismo.

Debe haber una manera de decir, por ejemplo: “Caray esta música está mejor hecha y tiene cierta profundidad” sin caer en esta güeeeeeeva de “A todos los que no les gusta lo mismo que a mí son imbéciles y les huele la cola”.

¿Hay una?

¿Hay manera de tomársela buena onda, sin amargarse porfi, de seguir la broma y al mismo tiempo de mentar madres por las causas correctas y no dejarse y señalar lo que venimos haciendo mal por siglos; a lo que necesitamos poner límites?

No todo puede estar mal

Tiene días, ¿meses? que no posteo con calma y con amor porque siento que ya nada importa.

No hay consensos, no hay proyecto, no hay ganas. El país es como yo: un cerebro en funciones (porque parezca lo que parezca, no somos tan pendejos como nos gustaría creer) y una voluntad en huelga.

La clase media se jalonea, se derrumba. Pedir que asuman una postura es demasiado, pedir que vean más allá de sus narices inimaginable.

Nosotros los mexicanos promedio creemos que las acciones individuales son apolíticas. Pffffff. Qué cansado explicarle a alguien que tenga o no una postura consciente, la tiene. Por acción o por omisión.

En fin, lo que quería decir hoy es que por fortuna, no todo está mal.

El ejemplo más tarado de cómo la falta también trae cosas espectaculares es el caso de Islandia, donde por la crisis removerán todos los McDonald’s. Menos mal.

En lo que a mí respecta, también se me van aclarando cosas con esta crisis política y ética del país. Ya sé a dónde pertenezco, ya puedo medir qué personas simplemente  no me interesan.

Son esas que creen no tener una postura, esos que mejor no expresan su opinión, esos que opinan como si vivieran solos en un mundo aparte.

Ojalá hubiera opiniones encontradas: lo único que encuentro son no-opiniones. Ratoncitos que mueven las orejas hacia abajo ante el peligro. Somos un chingo de ratones, ya podríamos hacerle un hoyo a esta plataforma idiota y en su lugar escogemos una parcela segura debajo de una alcantarilla maloliente.

***

Pero hay otras personas: gente sin la voluntad mutilada que escribe novelas y tiene proyectos incluyentes como Yuri Herrera, director de la revista El Perro (multielogiado por Volpi el pasado sábado en Laberinto de Milenio y a quien entrevistarán en El País esta tarde), gente que critica desde una postura adulta, desde adentro, como Heriberto Yépez (quien con una columnita en el antes mencionado suplemento, que no debe pasar de los 3000 caracteres, pone a toda la clase intelectual a remojar sus barbas cada sábado), gente como Raymundo Riva Palacio, como Leo Augusto con La Columna. Incluso que gente de la que no soy nada fan, como Mauricio González, quienes usan la independencia como un arma en sus blogs periodísticos. Lo hace también  Ramón Alberto Garza con IndigoMedia,  Eduardo García en Sentido Común y, chingá, por qué no, personas como mi carnal Ernesto Priego, quien integró a los angloparlantes a la discusión #internetnecesario desde su blog Neverneutral y su twitter. Por ahí  Pascal Beltrán del Río dirige Excelsior y hace lo que puede, creo. Los que hacen Emeequis lo hacen re bien y algunos todavía en Proceso.

Están Betteo y Bef , dibujando como si les pagaran lo que vale su trabajo, otros comiqueros como Bachan y escritores como Alberto Chimal quien además de una obra extensa y respetable hace patente su vocación de verdadero maestro.

Están mis amigos más jóvenes que organizan lecturas de poesía y rock. (El Andrei con Anuar, Oliver, Jorge Posada y Jorge Sosa que de entrada saben que no hay ni habrá nunca dinero en la poesía ¿Qué otro acto de resistencia hay, digo yo?)

***

Ya sé ya sé. Muchos son mis amigos. ¿Y de quienes diablos podría hablar que no lo fueran? No conozco a todo el mundo, pero todo el mundo conoce la valía de Carmen Aristegui, la de Enrique Gánem (divulgador de ciencia en MVS Radio y en Reporte Índigo) la de de Témoris Grecko dando vueltas en el mundo (reportando el mundo), la de los cientos de periodistas, escritores, ganaderos, valetparkings, zapateros, moneros, veladores, jardineros, escultores, herreros, veterinarios, porcelanistas, webmasters que saben que sin una postura y un actuar ético este pinche mundo no vale ni tres pesos.

Menciono a mis amigos pero cada quien tendrá otros. Me vale madre si creen que estoy haciendo amigonepotismo. Eso es lo que creo y ni modo.

Lo terrible, según yo, es que hay muchos otros (yo incluida) que seguimos lanzando piedras desde afuera, pensando que la resistencia se puede realizar desde el margen. Algo así como “no me meto, pero pienso que todos son unos pendejos y si puedo me quejo y me voy”.

Tiene razón Alberto Chimal cuando viene y contesta mi idea de exilio fácil (ver post anterior):  no somos ratones, no corremos a la primera. Nos quedamos, Alberto, nos quedamos pero no porque no nos quede de otra, sino porque todavía nos quedan cosas por hacer aquí.

Si algo nos enseña Yépez es que desde el otro lado de la barda las pedradas no entran: son puras chaquetitas adolescentes. Se tiene que hacer un esfuerzo por criticar y modificar desde adentro. Los precios a pagar son altos: horas nalga, prudencia (que no tibieza), celeridad, pasión.

Esas son las personas que me interesan, esa es la persona que me interesa ser.

Aún no llego y lo siento mucho.

Perder cosas / que te las roben

En la familia sufrimos una pérdida material. Aún no puedo creerlo.

Una persona que trabajó 15 años con nosotros.

Absolutamente descreída, triste, reviso mi mail: la invitación a una exposición de Jimena Padilla (una chica extraordinaria y buena artista además) que al final firma:

Nothing is yours, No one is yours, Thieves prove that…

Tome chango su banana.

En caso de que nosotras todavía pusiéramos algo de valor sentimental a los objetos (se robaron, entre otras cosas, una moneda que pertenecía a mi padre, uno de los últimos objetos que teníamos de él), el ladrón nos vino a recordar que nada es nuestro. Quizás sólo el recuerdo de sus manos ajadas tocando aquella moneda.

Reto al ladrón a quitarnos eso.

***

Tampoco la gente que amas es tuya: se muere, se va o cambia de opinión. Un día decide que he/she no longer loves you. Así que, vamos valorando los momentos en que nos saca la lengua y habla con nosotros por messenger o que nos escribe un mail largo y amoroso. (cuando nos prepara el desayuno o cuando se queda callado para no lastimarte).

Digo, m’anque sea.

***

Con todo lo que está pasando, creo que también nos están robando lo que nos quedaba de país, en sentido literal, pero también en sentido simbólico:

-al permitir (abiertamente, vamos, que se permite hace mucho) la siembra de maíz transgénico están dando el último plumazo para el fin del padre-madre patria.

-al permitir que saquen a patadas a miles de trabajadores de LyFC, al justificar la violencia de estado, estamos viendo cómo boquea la última inteligencia que teníamos: nuestra capacidad para negociar. Con ella se nos va también nuestro buen humor, nuestra medianía que cuando no se convertía en mediocridad nos daba ese lugar chingón de mexicanos que no conocen un buen ejército, que no saben lo que son los policías ojetes, porque pus, nosotros éramos buenos para el choro. Negociábamos.  (Cuando eso no era corrupto, cuando, repito, no era mediocre, era una inteligencia involuntaria y funcionaba).

No sé. Yo empiezo a pensar SERIAMENTE en el exilio.

UPDATE: Creo que dije una pendejada: por supuesto que conocemos a los polis ojetes. A lo que me refería es a este tipo de cuerpo policíaco con el que se puede hablar, con el que se negocia: los polis de crucero…unos pinches chaparritos (ojetes) que en ciertos niveles nos los pasamos por el arco del triunfo. Me refiero a los polis que veo echando novia en las esquinas, los polis que todavía ríen o que te dejan ir porque se asustan, se avergüenzan, o porque los hiciste reír.

Sé que es una inconsistencia y que precisamente esa falta de profesionalización los hace tremendamente peligrosos, pero también los hace un brazo menos amenazador de la ley.

Es difícil explicar esto, pero todos hemos visto un poli así en México. Igual pienso en los otros lugares del mundo en donde he sido abordada o detenida por un policía (Estados Unidos, Hungría, España); me han puesto el susto de mi vida nada más de acercarme sus caras de perro, me han gritado, me han escupido y me han tomado del brazo del modo que nunca un policía mexicano lo ha hecho.

En París, por ejemplo, tuve chance de ver cómo atrapaban a un magrebí en pleno camellón de Pigalle, como a eso de la 1 am. La forma en que lo golpearon a macanazos en el suelo es algo que no se me olvida.

En fin… qué digo, aquí los extorsionan por años y luego les cortan la cabeza. Polis ojetes hay en todos lados.

La filosofía es de todos

La filosofía es DE todos, (muy diferente a decir que es  “PARA todos”).

Quiero decir que aunque yo no sea una luminaria, tengo el derecho de apropiarme de que cualquier herramienta de conocimiento y aunque poco estudié para entender los vericuetos del discurso filosófico, también tengo el derecho juguetón de interpretarla de la forma que me sirva y me sane.

Por eso leo filosofía últimamente: me sana. (Intenté con Haruki Murakami, pero no estoy para ‘pop’ -adas. No esta semana donde uno tiene que estar muy pendiente de las sutilezas en todos lados.

Acá les comparto un par de párrafos que hablan sobre la necesidad de la incertidumbre.

Vamos a olvidar lo que sabemos, carajo. ¿Por qué todo el mundo está tan seguro de lo que piensa? No me lo explico:

Se trata de reencontrar, más allá del temor y la inseguridad, un mundo de libertad y

creatividad, de realizar la desbordante alegría que se manifiesta en la capacidad de crear,

dejando de lado la producción de ficciones defensivas y encubridoras. La experiencia

trágica del absurdo deja en nosotros el consuelo no decadente de que “en el fondo de las

cosas, y pese a toda la mudanza de las apariencias, la vida es indestructiblemente poderosa

y placentera”. La fuerza demoledora de la exaltación permite superar el mundo de

divisiones y falsedades, asumiendo y logrando una completa identificación con el mundo

de la transformación y el ser continuamente distinto, redimiendo así, todo elemento de

mentira, engaño u ocultamiento. Es una capacidad de producir el mundo de apariencia

como mundo cambiante de la vida, logrando por esta vía la identificación del ser con el

devenir de las apariencias mismas.

en “Nietzsche y la experiencia trágica del absurdo” de Felipe Curcó, Tomado de la Revista Astrolabio, año 2005, núm. 1

el entrañablemente sensato José Emilio Pacheco

A propósito de su próximo homenaje en Guadalajara (quiero ir a verlo chingaus), Pablo Ordaz le hace una entrevista en El País donde el master of puppets hace gala de su enorme sensatez  e inteligencia. Ah cómo te queremos JEP.

P. ¿Y ni siquiera la experiencia sirve?

R. Para nada, al contrario. Con 20 años piensas que tal vez un día llegues a escribir con una facilidad, con una certeza y un conocimiento… Y no, nunca. Siempre es por primera vez, siempre. Y, además, la mayoría de las cosas salen muy mal. La mayoría de los textos que haces son malísimos, para que uno te salga bien necesitas hacer 50 muy malos.

P. Tan malos no serán…

R. Sí, sí. Mayans, un neoclásico del siglo XVIII, decía: “En la poesía, lo que no es excelente es despreciable”. Y tenía razón.

P. O sea, que hay pocas cosas más espantosas que un poeta malo…

R. Sí, sí, y además hay otra cosa: ya nadie admite la crítica. Eso se acabó con los cafés. Hay que acostumbrarse de nuevo a que la gente no esté de acuerdo en todo contigo, que no te diga que todo lo que escribes está bien. Porque si yo ahora le digo a alguien: oye, no me gustó… No lo acepta. Eso es impensable ahora.

Comentario a Jairo en La Mosca

Esta es una respuesta al artículo que Jairo Calixto Albarrán, un periodista que en general merece mi respeto, publicó en el portal de La Mosca hace unos días (no trae fecha exacta). No quería meterme en honduras, pero necesito ser consecuente con la responsabilidad que le pido a otros.

En fin, acá va:

Me quería abstener de esta discusión porque los matices son muchos y ni los blogs ni los tuiteos entienden de tonos de gris.

De cualquier forma, creo que haber sido (en tiempos muy muy muy remotos) una adolescente a la que le encantaba jugar a ser sexual me da cierta capacidad para opinar.

Lo que creo que no entienden (y no creo que tenga nada que ver con que son hombres la mayoría de los que aquí opina, sino con que hace mucho que no son adolescentes) es que jugar, aventarse y hasta pensar que, ‘bueeeeno, igual si me cojo a este pinche viejito para que ya me deje en paz o a ver si así me comparte unos dulcecitos de fama’ cuando se tiene un CRITERIO de 13 AÑOS no es precisamente un acto consensual.

Cuando uno tiene 13 años está probando. Una puede ser muy coquetita, jugar a que se es grande, pero el que ya creció sabe que eso no es más que un juego.

Un hombre de 43 sabe perfectamente que una niña de 13 no tiene manera de decir exactamente, vamos, ni de saber exactamente lo que quiere, cuando lo quiere. Con un primer NO era suficiente para regresarla a su casa y dejarla en paz. Quizás no la golpeó, pero la chica se resistió verbalmente cuanto pudo. Eso es abuso. Un hombre ganándole la voluntad a una escuincla mensa es un abuso, no me digan que no lo pueden ver, chingaos. Reconocer eso no tiene nada de mojigato.

Puede ser que Arnold Schwarznegger, como el moralista bastardo que es, pueda estar utilizándolo como instrumento de castigo ejemplar, pero eso no tiene absolutamente nada que ver con el reconocimiento de que Polanski se pasó de lanza con una niña, se la cogió como muchos de ustedes quisieran hacerlo y faltó a toda ética posible para un adulto de 43 años. Sin contar, desde luego, que cometió un delito y al término del juicio ÉL MISMO se declaró culpable. Eso por un lado.

Por otro, he oído opiniones de tarados que dicen cosas como “Pero si la chavita ya ni era virgen, era putilla, que no se haga”.

No importa si se es puta o ya no se es virgen. ¿Quieren decir que sus madres, que por supuesto que han cogido y parido, no son susceptibles a ser violadas? ¿Quieren decir que una chava por haber cogido tiene que coger ahora con todo aquél que la convierta en un objeto de deseo?

Supongo que esta opinión no la compartes Jairo, pues sueles ser un hombre mucho más inteligente que eso, pero es justo a lo que puede llevar un escrito como este que publicas acá en la Mosca. Me parece muy bien Jairo, que Polanski sea tu ídolo. Cualquier cinéfilo ha babeado con Chinatown, La danza de los vampiros o El inquilino. También es mi ídolo, cómo no. Es un pinche genio. Ok, muy famoso, muy pinche maestro, pero piensa en una persona de tu edad (debes andar por ahí ¿no?) llevándose a la cama a una escuinclita de secundaria, consciente de que está drogada, y poniendo de pretexto que “ella medio te dijo que sí”. Ni tú, ni nadie te creerías eso.

Vamos a ser claros: el maestro es un maestro, la sociedad gringa es una vasca de mojigatería, la política tiene un peso cabrón en este asunto… pero el maestro se cogió a un niña y eso, en ningún pinche libro puede estar bien, no mamen. Ahora es un viejito simpático y todos lo queremos ver libre y haciendo películas, pero ¿no has pensado que quizás este caso siente un precedente para que agarren a los hijos de puta padrecitos católicos respetables que andan por el mundo siendo simpáticos después de décadas de cogerse niños? ¿A poco no estaría padre que esos delitos tampoco prescribieran y se les metiera a la cárcel a que se cumplan sus penas?

O qué, ¿esperas que la fe que profesas por el arte haga las mismas excepciones que la cerdita religión católica?

Nostoyblogueando

Naaa, estoy tapada, no quiero ni bloguear ni escribir ni nada, pero…chingaos, nomás tengo que decir que estoy tapada para que se me empiecen a ocurrir tarugadas.

Ahorita me dieron ganas de liberarme hablando de mí en tercera persona, como lo hago cada mes al final de la columna de Chilango. Por ejemplo, podríamos decir que Ira Franco tenía harta flojera de escribir sobre Twilight, aunque al final se divirtió como enana haciéndolo. (Por cierto que Ira Franco siempre se ha preguntado por qué será que los enanos se divierten más que la gente de estatura normal, algo harán los cabroncitos). Diríamos también que Ira Franco le pide a García Márquez que salga del silencio cómplice y que aclare que aunque no se ubican en el mismo lugar literario, él y Nabokov pueden y deben escribir del arquetipo viejo-rabo-verde-ninfeta con la misma libertad que Voltaire les concedió, pero que permitir que el gobierno de Puebla y su maquiavélico plantel lo usen como bandera es inaceptable. (Ira Franco piensa además que el asunto Polanski no está en el mismo terreno. People: ficción y realidad, por más que uno quiera, no son lo mismo).

***

Ira Franco irá hoy al Chasacarrillo Gil, abrazará de a madres a sus  dos carnales, el Bef y el Sifuentes. (El primero, poseedor de un talento, una necedad y una persistencia que ya quisieran varios ; el segundo papá de Diego, de la Kekis y del humor más ácido, más interesante, más contracultural y más rápido de todo el oeste defeño).  Chingodegustomano.