Antídoto

El antídoto es leer. Aquí por ejemplo, uno se cura:

“Por eso tú, que eres lector de sueños, tienes el poder de leer su sueño y aprender allí todo acerca de la muerte, tienes el poder de verificar y completar mi experiencia y la de mi especie. Cualquiera se puede dedicar a la música o a escribir un diccionario. Deja eso para otros, porque son raros y excepcionales aquellos que como tú son capaces de espiar en esa fisura entre dos miradas donde reina la muerte. Aprovecha tu talento de cazador de sueños par capturar algo grande. Te toca a ti, fíjate bien qué cosa sabrás hacer –concluyó… Afuera, en la noche ensangrentada comenzaba a amanecer.

Libro verde del Diccionario Jázaro de Milorad Pavic, pág 168 (ejemplar femenino).

2 thoughts on “Antídoto

  1. extraño, por la época en que leí el diccionario sentí lo mismo, que el pávic no sólo estaba escribiendo para mí sino que como los doctores antiguos palpaba mi cuerpo y donde notaba una dolencia se detenía y después del análisis me recetaba lo preciso

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s